Setter inglés

Altura:
de 65 a 68 centímetros.

Peso: 20 kilogramos.

Color: negro y blanco; limón y blanca; tricolor; marrón y blanco.

Longevidad: de 10 a 12 años.

Características

Su imagen aparece grabada en nuestra retina porque es protagonista de innumerables cuadros. Los pintores ingleses del siglo XVII les dibujaron en muchos lienzos de la época. Nacieron como auténticos cazadores y nunca dejaron de desarrollar su talento. Están considerados unos de los perros de caza más antiguos. Su origen se traslada a la Edad Media, época en la que comenzó a destacar y era conocido como Spaniel. También le conocían como Index.

Esta raza era usada para la caza de perdices y codornices. Su misión era agacharse al descubrir la pieza y señalársela al cazador. Especialista en aves, hacía su labor de rastreo completamente agachado, con sigilo, sin ruido en sus pisadas, y una enorme maestría. Su potente olfato llevaba a los cazadores hasta las aves, y cuando se quedaba quieto y en silencio, llegaba el momento de lanzar la red que permitía a los cazadores conseguir su botín.

La historia cuenta que la primera persona que adiestró a esta raza fue Robert Dudley, duque de Northumberland, que vivió a mediados del siglo XVI. También destaca la fama de John Harris, a quien acudían los cazadores para que adiestrara al entonces Seting Spaniel. Los amaestraba por diez chelines de plata. Al descubrir el buen hacer de este perro, los aristócratas de la época decidieron criar una gran variedad de esta raza. Los primeros solo se diferenciaban por su color de piel.

Fue en el siglo XIX cuando el Setter Inglés comenzó a tomar mayor protagonismo. Edward Laverack, el gran maestro de esta raza logró incluso que sus perros fueran conocidos por su apellido. Este fanático llegó a recorrer toda Gran Bretaña para buscar los mejores ejemplares. Empezó su carrera en 1825 y estuvo medio siglo perfeccionando el Setter Inglés. Su trabajo tuvo recompensa, y los premios en las exposiciones caninas fueron innumerables. En 1861, cuando en los concursos surgieron clases específicas para setter ingleses, comenzaron sus triunfos. Desde entonces y hasta 1892, de los 25 campeones que había conseguido, no menos de 11 eran de la línea Laverack pura. En la actualidad atesora más de treinta títulos de campeón.

La fundación del primer club de la raza del Setter Inglés surgió a finales del siglo XIX. En 1890 se creó el English Setter Club, que organizó su primera prueba de campo en 1892. Uno de los jueces de esta primera prueba fue el eminente Mr. Purcell-Llewellin. En la actualidad, existen en Gran Bretaña siete sociedades caninas que se preocupan por el bienestar y el progreso del Setter Inglés. Además, hay criadores y aficionados a esta variedad en todo el mundo.

Estándar

Características generales. De tamaño mediano, contorno nítido y de apariencia y movimiento elegantes.

Cabeza, cara y cuello. Lleva la cabeza en alto, es larga y fina. Su cráneo tiene forma oval entre las orejas. La protuberancia de la nuca aparece definida. Su trufa es de color negro o hígado según su cabello. Las fosas nasales son amplias. El hocico es moderadamente alto y cuadrado, y los labios no aparecen muy colgantes. Los maxilares son fuertes, con mordida perfecta y en tijera. La cara interna de los incisivos superiores está en contacto con la externa de los incisivos inferiores. Aparecen colocados en ángulo recto con los maxilares. Sus ojos son brillantes, de mirada dulce y expresiva. Su color varía desde el avellana hasta el marrón oscuro. Tienen forma oval y son protuberantes. El cuello es largo, musculoso y fino, levemente arqueado en su parte superior. La unión con la cabeza aparece marcada, y es más musculoso hacia las espaldas. Nunca posee papada, sino que su apariencia es elegante.

Cuerpo. Tiene una longitud moderada con una espalda corta y recta. El lomo es amplio, un poco abombado, fuerte y musculoso. El pecho desciende y es profundo entre las escápulas. Las costillas son redondas, arqueadas y profundas. Por su parte, las falsas costillas aparecen bien desarrolladas y emplazadas o situadas hacia atrás.

Extremidades. Los miembros anteriores ofrecen una escápula inclinada hacia atrás y oblicua en los hombros. Los codos aparecen pegados al cuerpo. Los antebrazos son rectos, muy musculosos y con huesos redondos. Los pies delanteros tienen buenas almohadillas, fuertes, con dedos arqueados y juntos, cubiertos de bastante pelo. Los miembros posteriores son musculosos, especialmente las piernas. Largos desde la cadera hasta los corvejones. El muslo es largo, la rodilla angulada, y los corvejones descienden bien sin desviarse hacia adentro ni hacia afuera. Los pies traseros tienen las mismas características que los delanteros.

Carácter

Este sutil animal, elegante y profesional cazador esconde una personalidad tierna y dulce. Ofrece su amistad con facilidad, es bondadoso y amable y disfruta de la compañía si encuentra una caricia o afecto. Además, se acopla con sencillez a la vida en el hogar, aunque siempre necesitará desatar su energía y vivir días de euforia y ejercicio. Es un perro familiar, pero no puede olvidar su pasado. El Setter Inglés necesitará sentirse vivo y libre en la naturaleza.

Muy sociable

No es tímido y le encanta relacionarse con los desconocidos. Aunque suele ladrar y abalanzarse cuando alguien aparece en casa, el Setter Inglés carece de agresividad, ni con personas ni con otros perros. También tiene buen afín con los niños, y sin lugar a dudas, como raza activa que es, disfruta con los juegos. No obstante, aunque la confianza con los niños es plena, los dueños deben vigilar la situación de manera cuidadosa, especialmente si son pequeños, y recordar siempre que los perros que han de convivir con niños, deberán ser educados con ellos desde pequeños.

Le gusta obedecer

Para el Setter Inglés hay dos tipos de adiestramiento. El profesional es para el trabajo de campo y jornadas de caza. El segundo iría relacionado con la obediencia y el día a día. Hay que tener en cuenta que es un perro al que le gusta acomodarse en sofás y sillones, de manera que será necesario adiestrarle desde pequeño si no se desea que lo haga.

Lo que aprende lo hará siempre, ya que posee una maravillosa memoria. Nunca olvida un aprendizaje, ni repite el error si es regañado. El Setter Inglés es un perro tranquilo al que le gusta obedecer. Sin embargo, no es amigo de los gritos, ni las discusiones. Desconoce la maldad y la desconfianza.

Una de las características más maravillosas del Setter Inglés es su olfato. En el campo, éste se desata. Su olfato es tan sensible, que alcanza a descubrir olores a distancias muy largas. Si se dedica a la caza es recomendable que únicamente sea especialista en aves. Es un perro veloz, de manera que el cazador tendrá que ser un buen deportista para seguir su ritmo.

Día a día

Necesita espacio

Aire puro, espacio y armonía. Encerrarlo en un piso podría ser un verdadero delito para esta raza. Poseer un Setter Inglés y no destinarlo a la caza es posible, si bien, su dueño debe tener claro su pasado y sus necesidades físicas. De hecho, hoy en día es difícil ver esta raza caminando por la ciudad. Y si es así, su mirada no será la misma que la del Setter Inglés que a diario se encuentra rodeado de naturaleza. Este corredor necesita correr, campos, bosques, que el viento acaricie su rostro y tenga momentos de libertad total. La ciudad lo hace imposible.

Una puerta con trampilla

Esta raza no puede estar encerrada mucho tiempo. En caso de ser así, él no dudará en arañar la puerta pidiendo salir. Lo ideal es una trampilla en la puerta, siempre que la casa cuente con un amplio jardín en el que él pueda correr. Hay que tenerlo vigilado en caso de vivir cerca de un entorno campestre con un ambiente cazador, ya que es probable que desee escaparse.

Alimentación proteínica

Un Setter Inglés llega a pesar 30 kilos y necesita una buena alimentación. A diario deberá comer 400 gramos de alimentación seca, excepto en periodos de caza. Entonces demandará una mayor proporción, e incluso es aconsejable añadir una cuantía superior de complementos vitamínicos y, sobre todo, proteínicos. Un alimento que puede ofrecérsele es el queso, ya que contiene proteínas, calcio y vitamina B, evitando los quesos muy curados o especiados, que pueden ser indigestos.

Cuidados

Sus cuidados, lejos del ejercicio diario que necesitará para evitar el sobrepeso, son mínimos. Habrá que controlar sus dietas cuando no haga deporte. El setter se adapta con facilidad a la vida familiar y la atención que requerirá más tiempo es el cepillado de su largo pelo a diario.

Cuidados

Salud

Los setter ingleses suelen ser perros sanos, si bien, nadie está exento de los problemas de la salud. Como raza, el setter inglés está predispuesto a la displasia de cadera, displasia de codo, hipotiroidismo y, debido a tener gran parte de su pelo de color blanco, a la sordera hereditaria asociada a este gen. Se calcula que un 10% de setter ingleses son sordos de un oído o de los dos al nacer. Estos perros deberían de descartarse como reproductores para reducir el riesgo del defecto en la raza.

Actualmente su mayor preocupación pueden ser las otitis. Sus orejas caídas, durante jornadas en el campo atraen un exceso de suciedad. Es recomendable limpiarle las orejas una vez por semana. Existen productos limpiadores auriculares idóneos para ello. Como perro cazador hay que tener en cuenta posibles picaduras de insectos o serpientes, las insolaciones o lesiones en ojos y hocico, las garrapatas y los ácaros de oídos. Como en todos los perros, pero especialmente los que pasan mucho tiempo al aire libre, el uso de antiparasitarios externos e internos nos ayudará a combatir todos estos parásitos y también las enfermedades que transmiten.

Higiene básica

Necesita un cepillado a diario para que no se le enrede el pelo, para localizar las posibles garrapatas que se hayan podido enganchar durante sus paseos y carreras, y para mantener su piel sana. Hay que tener especial mimo en la parte inferior del cuerpo, justo donde comienzan sus flecos.

¿Sabías que ...?

 

El Setter Inglés es el segundo en importancia numérica en el Reino Unido y tiene una difusión a escala mundial. En Inglaterra existen dos tipos: el primero, alto y distinguido, es usado especialmente para los concursos; el segundo, más pequeño y deportista, es nacido para la caza.

El Setter Inglés es un gran nadador. En cualquier momento puede sumergirse en el agua y nadar con habilidad. Además, si es durante una jornada de caza cogerá la presa delicadamente con la boca y la llevará hasta la orilla.

Productos relacionados