Silky Terrier

Altura:
entre 23 y 26 centímetros el macho. La hembra puede ser algo más baja.

Peso: entre 3,5 y 4,5 kilogramos.

Color: azul y fuego o gris azulado y fuego. En la cola, el azul debe ser muy oscuro.

Longevidad: de 11 a 14 años.

Características

El Silky Terrier o terrier sedoso australiano es un perro de pequeño tamaño y aspecto noble y refinado muy similar al Yorkshire, raza con la que está íntimamente ligado. Se caracteriza por su manto de pelo largo, fino y brillante.

Sus orígenes se remontan al siglo XIX. Es descendiente del Australian Terrier, un perro especializado en la caza de alimañas que los británicos llevaron a Australia, donde se hizo imprescindible para la eliminación de serpientes. Se trataba de un perro bajo, vigoroso y enérgico, bastante rústico. Su temperamento era bastante rudo, y se intentó suavizar cruzándolo con un Yorkshire, dando lugar al Silky Terrier.

A partir de los años treinta del siglo XX este hermoso a la par que rústico perro, que ha demostrado su versatilidad en cualquier tipo de terreno y sus cualidades como animal de compañía se lanza a conquistar el mundo más allá de su Australia natal. Sus características le permiten ser fácilmente trasportado y visita en primer lugar la India, donde cautiva a los marajás.

El Silky Terrier llegó rápidamente a Estados Unidos, donde en seguida se puso de moda como animal de compañía. También tuvo mucho éxito en diversos países europeos, con Suiza y Francia a la cabeza. Paradójicamente, Gran Bretaña trató con cierto desdén a esta raza, quizá celosa de que pudiera hacer sombra al Yorkshire, y no fue reconocida hasta 1974.

Estándar

Características generales. El Silky Terrier es un perro compacto de pequeño tamaño. Su silueta es refinada pero suficientemente sólida y consistente como para cazar roedores domésticos. El pelaje es sedoso, liso y partido a la mitad formando una raya, lo que le confiere un aspecto aseado.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza del Silky Terrier es ligeramente alargada y moderadamente ancha entre las orejas. El cráneo es fuerte y aplanado, dotado de un mechón de pelo fino que no cubre los ojos. La trufa es negra y las mandíbulas fuertes, con dientes regulares. Las orejas son pequeñas, finas y altas. Tienen forma de V y carecen de pelos largos. El cuello es más bien alargado, esbelto y algo encrestado. Los ojos, de color lo más oscuro posible y expresión inteligente, son pequeños y ovalados sin ser redondos o prominentes.

Cuerpo. El cuerpo del Silky Terrier es ligeramente alargado en relación con la altura. El dorso es recto, tanto en reposo como en movimiento, y el lomo es fuerte. El pecho es moderadamente profundo y ancho y las costillas están bien arqueadas.

Cola. Si está amputada, la cola del Silky Terrier es de inserción alta y llevada erecta sin estar demasiado levantada. En caso contrario, las primeras tres vertebras deben ser llevadas erectas, no debe enroscarse y tiene que dar una apariencia de balance general. En cualquier caso, debe estar libre de plumas.

Extremidades. Los miembros anteriores presentan huesos rectos y redondeados, delineados finamente. Los hombros son finos y colocados hacia atrás y los codos no presentan desviaciones. Los miembros posteriores se caracterizan por unos muslos desarrollados y unas rodillas bien anguladas. Los pies son de gato, pequeños y con buenas almohadillas. Los dedos están muy juntos y las uñas son muy oscuras.

Pelo. El pelo del Silky Terrier es liso, fino y brillante, presentando una textura sedosa. No debe ser demasiado largo como para impedir el movimiento del perro y debe permitir ver luz bajo su cuerpo. Los pies delanteros y traseros deben estar libres de pelo largo.

Carácter

El Silky Terrier presenta claramente las características propias de la familia terrier, manifestando gran vivacidad, actividad y vigor. Amante de los paseos y la naturaleza, también se adapta al movimiento de la ciudad, sintiéndose cómodo en cualquier situación. Sigue a su dueño con fidelidad sin grandes exigencias en cuanto a comida o cualquier otra cosa y muestra una vivaz inteligencia y astucia.

Alma de terrier

Este perro no puede ocultar sus orígines. Obstinado y muy enérgico, se pasa el día saltando y corriendo de un lado a otro, escudriñando todos los rincones y siguiendo todos los rastros, acechando a toda pequeña alimaña que se cruce en su camino, desde ratones hasta serpientes.

Un pequeño guardián

El Silky Terrier se mantiene siempre alerta y guarda, vigila y avisa del menor peligro. Tiene un agudo sentido del territorial y convierte el hogar de su dueño en su dominio. Tendrá controlados todos los rincones de la casa, estableciendo sus lugares preferidos para las diferentes actividades que realiza a lo largo del día y limpiará la casa de todo pequeño intruso que pretenda colarse en su territorio.

Maleable y adaptable

Una de las mayores cualidades de esta raza es su adaptabilidad. Así, el Silky Terrier no tiene problema en supeditar sus costumbres a las de su dueño. Además, no protesta si lo transportamos, se siente en casa en el coche y se adapta con facilidad a cualquier nuevo escenario si nos lo llevamos de vacaciones.

Día a día

Con los niños

El Silky Terrier está encantado de poder participar en cualquier juego con los más pequeños, a los que adora. Muy cariñoso con los niños, demuestra también mucha paciencia frente a sus travesuras y está siempre vigilante y atento ante cualquier posible peligro.

Adiestramiento

Este perro es un animal muy maleable y muestra muy buena disposición para el adiestramiento. Inteligente y flexible, con el correcto adiestramiento acabará no solo obedeciendo, sino adelantándose a los deseos de su dueño. Debe ser educado con cierta autoridad, mostrándole claramente quién manda y sin tolerarle caprichos ni comportamientos irrespetuosos. Es importante trabajar su docilidad.

Malabarista y cómico

El Silky Terrier goza de grandes dotes para los juegos malabares y números circenses. Este tipo de trucos, que se le deben enseñar desde pequeño, le sirven además para mantenerse en forma y estimular su agilidad mental. Por otro lado, este perro tiene también una muy desarrollada vena cómica, logrando hacer reír a propios y extraños. Eso sí, no conviene reírle siempre todas las gracias, pues podría hacerse pesado.

Perfecto para un piso

El Silky Terrier es muy adaptable y se acomoda con extraordinaria facilidad a cualquier hogar, desde un pequeño apartamento en la gran ciudad hast auna gran finca rural en medio del campo. Su pequeño tamaño y su carácter curioso y activo le convierten en un excelente compañero de piso, aunque también le encantan los bosques y el espacio abierto.

Alimentación

Esta raza es también muy adaptable en cuanto a alimentación. No es para nada exigente ni caprichoso con la comida y se sentirá satisfecho con los alimentos que queramos darle. Eso sí, las raciones deben ser pequeñas, especialmente si lleva una vida sedentaria. Su alimento debe contener vitaminas y ácidos grasos esenciales muy importantes para mantener la salud de su pelo y su piel.

Cuidados

Salud

Uno de los principales problemas de salud que suele presentar este perro son los problemas de piel. También están predispuestos a sufrir cataratas, diabetes y ciertos problemas de tipo ortopédico como la luxación de rótula, la enfermedad de Legg-Calve-Perthes -consiste en una anomalía en la cabeza del fémur que requiere cirugía para resolverse- y displasia de codo, así como a una enfermedad menos común llamada enfermedad lisosomal de almacenamiento -por un defecto genético se acumulan substancias que dañan el sistema nervioso-.

Por otra parte, es conveniente tener cuidado con el calor excesivo, ya que lo soporta mucho peor que el frío.

Higiene básica

Necesita un cepillado a conciencia un par de veces por semana y tampoco le irá mal un baño una vez al mes para mantener su pelo suave y brillante.

Productos relacionados