Terranova

Altura:
de 66 a 71 centímetros.

Peso: de 54 a 68 kilogramos.

Color: solo se admiten el negro azabache mate –a veces con una mancha blanca sobre el pecho, los pies y el extremo de la cola- y el marrón chocolate o bronce.

Longevidad: de 9 a 15 años.

Características

Excelente nadador, el Terranova es además uno de los perros que más ayuda ha prestado al hombre en muy diferentes tareas a lo largo de los años. Sus buenas aptitudes para nadar le hicieron ganarse el respeto de los pescadores ya hace muchos años y hoy, las fuerzas de seguridad tienen en él a un inmejorable perro de salvamento.

La teoría más convincente sobre el origen de esta raza nos lleva a los primeros pescadores europeos que se instalaron en la isla de Terranova –de donde viene su nombre-, al noreste de Canadá, y llevaron consigo perros del tipo Perro de montaña de los Pirineos, que una vez instalados se cruzaron con otros más resistentes como el Eskimo Dog, lo que dio lugar a un perro óptimo para los pescadores: el Terranova. Algunos estudiosos señalan que los indígenas de la isla no tenían perros que pudieran cruzarse para dar como resultado el Terranova, lo que supondría que se cruzaron más bien con otros grandes perros europeos que llegaron a los puertos. Sobre lo que no hay ninguna duda es que a finales del siglo XVIII el Terranova ya era una raza plenamente asentada en la zona.

Gracias a sus pies palmeados y a su cola –que hace las veces de timón-, en el pasado fue utilizado para llevar las redes de los pescadores desde las barcas hasta la orilla, para recuperar cargas caídas por la borda y también para rescatar a gente en peligro de morir ahogada.

Estándar

Características generales. Osamenta muy maciza y muy ágil al mismo tiempo.

Cabeza, cara y cuello. Tiene la cabeza ancha y maciza, con un hueso occipital muy desarrollado. El hocico es corto, cuadrado y bien perfilado, cubierto todo él de un pelo fino. Los dientes están ampliamente recubiertos por los labios y los incisivos superiores recubren los inferiores, que están articulados a escuadra en la mandíbula. Los ojos son de color marrón oscuro, hundidos, bastante separados y pequeños en relación a su tamaño. Las orejas son pequeñas y triangulares, tiradas hacia atrás y bien pegadas al cráneo, cubiertas de pelo corto y sin flecos. El cuello es fuerte y está bien implantado en los hombros.

Cuerpo. Su pecho es muy profundo y ancho. Tiene el dorso ancho y la línea superior recta, así como los costados bien desarrollados. La zona lumbar es fuerte y musculada, lo que le confiere una gran estabilidad. El pelo que lo recubre es aceitoso, liso y denso, lo que le proporciona una gran protección impermeable para zambullirse en aguas de temperatura gélida.

Extremidades. Tiene las patas traseras musculosas y potentes, de aspecto vigoroso. Las extremidades delanteras son rectas y bien musculadas, con unos codos bien colocados en relación al cuerpo. Los pies son grandes y fuertes. Su mayor particularidad es que son palmados, lo que le permite nadar con facilidad.

Carácter

El Terranova ha sido descrito en ocasiones como 'un enorme y adorable muñeco de peluche' gracias a su bondad, tranquilidad, amabilidad y, en resumen, al excelente carácter que le caracteriza. De una fidelidad y lealtad fuera de lo común, es imposible no caer rendido a los encantos de este fortachón de mirada dulce. Congenia con toda la familia a las mil maravillas y es un perro muy utilizado para otras tareas, tales como el rescate de personas caídas al mar –no es de extrañar que se la haya apodado 'el San Bernardo del mar'. Un compañero excepcional.

Un guardián que no 'llega a las manos'

No dude que el Terranova, pese a su afable carácter, sea un excelente perro guardián. Podría parecer que un perro tan bonachón como éste no puede ser un buen centinela del hogar, pero nada más lejos de la realidad. Su complexión atlética, su fortaleza física y su inteligencia lo convierten en un excelente guardián con muchas ventajas. No es un perro nervioso que vaya a ladrar a la mínima ocasión, ni es un perro agresivo que vaya a causar a su dueño algún problema. Si localiza un intruso en su territorio no le hará daño, pero sí lo inmovilizará sin llegar a morderlo o herirlo. ¿Quién dudaba de este gran peluche?

Un 'gran peluche' para los niños

El Terranova, pese a su gran tamaño, es un perro amable y bondadoso como pocos. Con los más pequeños de la casa demuestra una paciencia infinita, ya que les permite que le tiren del pelo cuando están aprendiendo a andar haciéndoles de guía al mismo tiempo. Si están en la playa, no deberá preocuparse porque los niños corran peligro en el agua. Si ve que el niño corre peligro no dudará en meterse en el agua y traerlo hacia la orilla. Además, es un excelente compañero de juegos en la playa. ¡Uno nunca se aburre con él!

Día a día

Este gigantón disfruta de la vida al aire libre y de las temperaturas más frías. Padecerá con el calor y agradecerá la vida junto al mar para poder zambullirse de vez en cuando y 'hacerse unos largos'. En este sentido, es preferible para él una casa junto al Atlántico, antes que junto al Mediterráneo. Con el verano, el Terranova y su pelaje oscuro retienen mucho calor, por lo que siempre andará sofocado y tratando de encontrar una sombra donde poder refugiarse de los rigores estivales.

Un atleta todoterreno

A las ya apuntadas excelentes aptitudes del Terranova como nadador hay que sumarle otras. Es un corredor consumado que disfruta derrochando energía por el bosque o por la orilla de la playa. Y no solo eso. Es además uno de los perros más fuertes de cuantos existen. En un campeonato de fuerza que se celebra anualmente en Bothell –Estados Unidos- un Terranova obtuvo la segunda mejor marca en la categoría de arrastre de cargas pesadas. Ni más ni menos que 2.289 kilogramos fue la carga con la que un ejemplar de Terranova obtuvo la segunda mejor posición. La primera fue para un San Bernardo que arrastró 2.905 kilogramos. ¡Menudo duelo de gigantes!

Un buen comilón

La potente constitución del Terranova no engaña. Este perro tiene muy buen apetito, ya que además quema diariamente mucha energía con sus juegos, carreras o tareas que le sean encomendadas. La cantidad diaria recomendada debe rondar los 1.000 gramos de comida seca repartidos en dos tomas.

Descarte la vida en la ciudad

No es este un perro que se adapte con facilidad a la vida en un pequeño apartamento. De sus orígenes como perro de pescadores, acostumbrado a los rigores invernales del noreste canadiense, le queda todavía mucho, y seria un tremendo error hacerlo vivir entre cuatro paredes. Si comparte su espacio con otros animales no debe preocuparse. Es muy sociable y respetuoso, y tremendamente protector con los cachorros.

Cuidados

Salud

La salud del Terranova es excelente. Su carácter deportista y su gran resistencia a las condiciones extremas lo convierten en una raza con una salud de hierro. No obstante, debe vigilar sus orejas, que son el auténtico punto débil de este perro. Dado que le gusta zambullirse en el agua con mucha frecuencia, sus conductos auditivos son propensos a inflamarse. Por otra parte, y como muchos otros perros de gran tamaño, puede padecer displasia de cadera y torsión de estómago.

Respecto a las enfermedades hereditarias a las que los Terranovas tienen cierta predisposición se encuentran algunas patologías cardiacas -estenosis subaórtica- y la cistinuria -anormal eliminación por la orina de la cistina, un aminoácido, que puede causar la formación de cálculos urinarios-.

Higiene básica

Su pelaje requiere de ciertos cuidados. Su dueño debe estar atento para que no se le enrede el pelo –se le enmaraña con mucha facilidad- para lo que debe cepillarle la cabeza y los hombros hacia delante primero y luego hacia atrás. Los flancos debe peinarlos en el sentido del pelo, sin tocar en ningún caso la piel. El dueño de un Terranova debe contar con que habrá que cepillarlo como mínimo tres veces por semana.

Puppy

Es un cachorro muy dinámico y lleno de energía por lo que conviene que aprenda rápidamente algunas normas de buen comportamiento. ¡Recuerde que puede llegar a pesar 65 kilogramos!

¿Sabías que ...?

Grandes personajes de la historia de la Humanidad ya supieron apreciar las infinitas bondades del Terranova. Para muestra, el epitafio que le dedicó el gran poeta inglés George Gordon Byron a su Terranova: 'Cerca de este lugar yacen los restos de aquel que poseyó belleza sin vanidad, fuerza sin insolencia, valor sin fiereza y todas las virtudes del hombre sin sus vicios'.

Productos relacionados