West Highland White Terrier

Altura:
aproximadamente 28 centímetros.

Peso: en torno a 11 kilogramos.

Color: blanco.

Longevidad: de 10 a 12 años.

Características

El West Highland Terrier es un perro de pequeño tamaño y color blanco brillante -de hecho, su denominación oficial es West Highland White Terrier-, conocido popularmente como Westie. Destaca por su particular personalidad y carácter enérgico y amigable.

Como su nombre indica, esta raza desciende de los temibles terriers británicos, perros acostumbrados a trabajos rudos. Y, también como se deriva de su nombre, sus orígenes están en las Highlands escocesas.

La presencia de los terriers en Escocia se remonta a la noche de los tiempos, y han sido utilizados tradicionalmente para matar ratas, tejones, nutrias, turones y otras alimañas. Al parecer, durante algún tiempo, los escoceses deploraban la presencia de cachorros blancos en las camadas de diferentes variedades de terriers, por creer que eran más débiles que sus hermanos de piel oscura y por atribuirles poderes diabólicos.

A mediados del siglo XIX, todo ello cambió, gracias al coronel escocés Malcolm de Poltalloch. Cazador apasionado y amante de los perros, durante una cacería disparó y mató a uno de sus terriers de color rojizo por no poder distinguirlo entre la maleza. A partir de entonces, decidió dejar de separar a los cachorros claros e incluso seleccionarlos y conseguir una raza blanca. Así nació el West Highland Terrier.

Estándar

Características generales. El West Highland Terrier es un perro de pequeño tamaño, pero de estructura fuerte. Presenta pecho profundo y costillas bien desarrolladas hacia atrás. La espalda es nivelada, y las extremidades posteriores, poderosas, con buena musculatura. En general, este perro exhibe con naturalidad una peculiar combinación de fortaleza y actividad. Sus movimientos son libres y rectilíneos, presentando facilidad en todos los tipos de andadura.

Cabeza, cara y cuello. La cabeza del West Highland Terrier está cubierta por abundante pelaje, formando un ángulo recto o agudo en relación al eje del cuello. La cabeza no se debe llevar en posición extendida. El cráneo presenta un ligero abultamiento y disminuye ligeramente desde el nivel de la oreja hasta los ojos. El stop es muy notorio y está formado por una visible formación ósea ligeramente saliente inmediatamente arriba de los ojos y una ligera hondonada entre ellos. La trufa, negra y algo alargada, forma un leve contorno con el resto del hocico, que se adelgaza gradualmente desde los ojos hasta la nariz. Los maxilares son fuertes y uniformes. Los dientes son grandes en proporción al tamaño del perro, dando lugar a una mordida uniforme de tijera. Los ojos, bien separados, son de tamaño mediano y color oscuro. Están ligeramente hundidos en la cabeza y su expresión es alerta e inteligente. Las orejas son pequeñas, erectas y terminadas en punta. El cuello es largo y musculoso, engrosándose gradualmente hacia la base.

Cuerpo y cola. El West Highland Terrier tiene un cuerpo compacto y una espalda nivelada. El lomo es amplio y fuerte y el pecho, profundo. Las costillas en la mitad superior son muy arqueadas, dando una apariencia plana a los lados. Las últimas costillas son de una profundidad considerable. La cola mide entre 12,5 y 15 centímetros y está cubierta de pelo áspero, sin pluma. Es recta y se lleva altivamente.

Extremidades. Los miembros anteriores son cortos y musculosos, con forma recta y están densamente cubiertos por pelo corto y duro. Los hombros, inclinados hacia atrás con omóplatos amplios, presentan la articulación posicionada hacia delante. Los miembros posteriores son fuertes, musculosos y amplios en la parte superior. Cortos y tendinosos presentan muslos muy musculados y corvejones bien angulados y posicionados bajo el cuerpo. Los pies anteriores son más largos que los posteriores. Son redondos, proporcionados y fuertes. Las almohadillas son gruesas. La superficie inferior de las almohadillas y todas las uñas se prefieren de color negro.

Pelaje. El pelo del West Highland Terrier es de doble capa. La capa externa está formada por pelo áspero de aproximadamente 5 centímetros de largo, sin ondulaciones. La capa interna es corta, suave y densa.

Carácter

Su tamaño no le acompleja

El West Highland Terrier es un perro muy activo y valiente. De hecho, no le tiene miedo a nada y es muy intrépido. Posee gran autoestima y está siempre alerta. De expresión pícara, es muy alegre y amistoso. Está muy seguro de sí mismo aunque no deja de ser un perro muy tierno y afectuoso con otros animales. Está alerta en todo momento y ladra furiosamente ante cualquier ruido de persona o animal extraños que se acerquen a su territorio, lo que lo convierte en un más que efectivo 'perro alarma'.

Adiestramiento

Es conveniente adiestrar al West Highland Terrier desde el momento en que entra a formar parte de la familia, preferiblemente siendo cachorro, para que se adapte y aprenda a comportarse, ya que su carácter es terco y tiene tendencia a probar los límites para tratar de ser el líder. Para su educación serán necesarias grandes dosis de paciencia, dulzura y afecto. Es muy efectivo felicitarlo tras el cumplimiento de una orden. Conviene no desorientarlo dándole órdenes contradictorias de un día para otro. Si se le permite algo que el día anterior estaba prohibido, dejará de confiar en su amo.

Bueno con los niños

Es un animal al que le gusta pasar tiempo con los niños y jugar con ellos pero no tolerará que lo martiricen o que, por su tamaño, lo traten como si fuera un juguete.

Día a día

Ejercicio diario

Al tratarse de un perro con tanta personalidad y energía necesita gastar algo de esta a diario por eso le conviene salir de casa más de una vez al día, sobre todo, si vive en la ciudad y no tiene un jardín al que poder darle algunas vueltas al día. Eso sí, es necesario entrenarlo de forma regular y consistente para evitar que sea molesto, ya que es muy activo y tiene tendencia a defender su territorio ruidosamente. Esta es la característica más impopular del Westie y la que le ha granjeado la idea de que es un perro con mal carácter y poco aconsejable para personas tranquilas que desean una mascota estable y delicada en sus maneras.

Que no engorde

Este perro tiene un gran apetito y come bastante en proporción a su tamaño. Necesita una alimentación equilibrada, basta con una ración de 180 a 240 gramos de pienso, ya que tiene cierta tendencia a engordar, especialmente si vive en un piso. Su escudilla debe estar siempre llena de agua fresca, de la que necesita en grandes cantidades, porque de lo contrario podría deshidratarse. No se le debe proporcionar ningún alimento con azúcar. Los lípidos son indispensables.

Necesita cariño

Aunque no sea de los que aparenten ser más cariñosos el Westie, indudablemente, necesita cariño y no rechaza las muestras de cariño. Ante todo, valora que le premien el buen comportamiento así que su dueño tiene que tener esto en cuenta para lograr una mayor complicidad con su mascota.

Cuidados

Salud

Este perro tiene propensión a padecer dermatitis atópica. El cachorro West Highland Terrier puede padecer una dolencia llamada osteopatía craneomandibular consistente en el crecimiento anormal del hueso de la quijada –mandíbula-. Se trata de una enfermedad de carácter genético bastante dolorosa, por lo que los cachorros que la padecen se quejan mediante gemidos y lamentos constantes cuando intentar morder algo o comer. Afortunadamente, esta enfermedad tiene cura y suele desaparecer a los 12 meses de edad. Se debe tratar con medicamentos que ayuden al cachorro a sobrellevar el dolor, aunque en casos severos, puede requerir cirugía.

Otras enfermedades que pueden afectarle son: luxación de rótula, enfermedad inflamatoria intestinal, queratoconjuntivitis seca -por una insuficiente fabricación de lágrima- y un problema del desarrollo de la cabeza del fémur llamado Legg-Calvé-Perthes, que afecta a muchas otras razas pequeñas.

Higiene básica

 

Hay que bañarlo una vez al mes, o incluso en un intervalo más largo, usando jabones neutros o champús delicados para perros y evitando los productos con sustancias agresivas. Después del baño, conviene secar muy bien sus orejas, que por otro lado hay que limpiarlas semanalmente para evitar infecciones. En cuanto al cepillado, sí conviene que sea diario o por lo menos regular, para que su pelo se mantenga saludable y brillante.

Al tratarse de un perro de pelo duro, el pelo del Westie se puede cortar a máquina o a tijera o bien usar la técnica del stripping, que consiste en arrancarle el pelo a mano y con la ayuda de cuchillas especiales para mantener la dureza de su pelo. En el caso de que se elija esta última técnica, deberemos llevarle a la peluquería al menos cada 2 ó 3 meses.

Productos relacionados