La educación del Alaskan Malamute

Introducción

Este futuro cargador está hecho para la vida en el exterior y si se le confina al interior de una vivienda es más que probable que acabe causando destrozos.

De carácter algo dominante, es capaz de asumir órdenes de su dueño con facilidad si se le educa correctamente. Un buen punto de partida para educar a este futuro cargador es comenzar a familiarizarlo con los arneses que deberá llevar si debe arrastrar el trineo.

Acostumbrarse a los arneses

Como perro de trineo que es, es importante que el cachorro Alaskan Malamute se vaya familiarizando desde joven a los arneses que deberá llevar. En primer lugar, y hasta que se puedan encontrar arneses adecuados a su talla, puede llevar un equipo básico formado por una cincha plana de nilon de unos 25 milímetros de anchura que va cosida en hilo de lino. Con este equipo el cachorro se va acostumbrando a andar y a trotar delante del conductor de perros –también llamado musher- al mismo tiempo que aprende a obedecer órdenes como la de sentarse. Ésta es una postura muy corriente en el día a día de un perro de trineo y para acometerla debe dar la espalda al musher y mirar hacia la pista.

Atento a la pista

Este perro de trineo tiene una gran resistencia y con solo 5 ó 6 meses de vida es capaz de recorrer entre 1 y 3 kilómetros de distancia. En estos primeros meses de entrenamiento, el cachorro Alaskan Malamute debe aprender a seguir el sentido de la pista para lo que su dueño debe llamarlo al orden en cuanto abandona el camino. Hay que enseñarle a no entretenerse con los arbustos ni a escuadriñar fuera del sentido de la pista. En cuanto se despista, su dueño debe tirar de los arneses y decirle '¡No!' con tono seco para enderezar el rumbo. Igualmente debe felicitarlo cuando recupera la pista aunque la recompensa debe reservarse para el final de la 'clase'.

Carga acorde al peso del cachorro

La carga con la que se comienza a instruir al cachorro Alaskan Malamute en el oficio de perro de trineo debe ser acorde a su peso y edad. Como cachorro, su osamenta no está plenamente desarrollada, por lo que el peso de la carga con el que se le instruye debe ser leve. Un buen truco es utilizar un bidón de plástico de unos veinte kilogramos que puede ir llenando de manera progresiva a medida que el cachorro crece y tiene mayor resistencia. Una vez es capaz de arrastrar una carga de unos cinco kilogramos, el cachorro ya es lo suficientemente fuerte como para arrastrar un pequeño trineo. De manera habitual, el cachorro Alaskan Malamute ya es capaz de integrarse en un tronco de tiro cuando tiene entre nueve y doce meses de edad.

Instrucciones básicas en el aprendizaje como perro de trineo

En el proceso de aprendizaje del cachorro Alaskan Malamute como perro de trineo hay unas secuencias básicas que debe aprender con rapidez. La primera es sentarse delante del musher enfrente de la pista. También debe saber salir al oír la orden del conductor, igual que detenerse cuando recibe esta instrucción. El cachorro debe aplicarse durante todo el tiempo que lleve los arneses. Su dueño debe emitir estas instrucciones con una voz normal y nunca a gritos. Es un perro atento que espera recibir órdenes, por lo que no es necesario elevar el tono de voz excesivamente.

¿Qué define a un perro de cabecera?

En la tracción de un trineo siempre hay un perro que ejerce el rol de perro de cabecera, un papel que no hay que confundir con el de jefe una jauría. Al conductor del trineo se le exigen distintas cualidades que lo distinguen del resto de los perros que conforman el grupo. Así, debe ser rápido, ligero, obediente, decidido e inteligente, cualidades que también deben reunir el resto de perros, pero que en el caso del de cabecera deben ser especialmente visibles.