You are here

Todo sobre Brekkies

Los problemas urinarios en los gatos: claves para reconocerlos

Los problemas urinarios en los gatos: claves para reconocerlos

¿Sabías que los gatos son propensos a sufrir problemas urinarios? En este artículo te contamos sobre estas enfermedades y cómo evitarlas.

ENFERMEDADES EN EL TRACTO URINARIO: ¿QUÉ SON LAS FLUTD?

Entre el 0,5% y el 1% de los gatos adultos sufren algún problema relacionado con el tracto urinario, las llamadas “enfermedades de las vías urinarias inferiores del felino” o FLUTD por sus siglas en inglés (Feline Lower Urinary Tract Diseases). Pero, ¿por qué los gatos suelen tener problemas urinarios? La respuesta es más sencilla de lo que parece. Seguro que te has dado cuenta de que tu gato suele beber poca agua (tendencia heredada de sus antepasados felinos, que vivían en zonas desérticas). Esto provoca que la cantidad de orina sea menor y más concentrada, lo que, a su vez, hace que los gatos sean más propensos, por ejemplo, a los cálculos en el tracto urinario que los humanos o los perros. 

Estos cálculos, como decíamos más arriba, son una de las “enfermedades de las vías urinarias inferiores del felino”, también llamadas FLUTD. Las FLUTD engloban distintas dolencias y sabrás si tu gato tiene alguno de estos problemas porque:

  • orina con más frecuencia

  • tiene dificultades para orinar

  • notas que tiene dolor cuando hace pis

  • encuentras orina fuera del arenero o en distintos rincones de la casa

  • es posible que distingas restos de sangre en la orina

Estas pistas pueden ir acompañadas de lo que se llama una “obstrucción en la uretra” y esto puede ser un grave problema que podría incluso ser letal para tu gato. Pero, ¡que no cunda el pánico! Si detectas alguno de estos síntomas, lleva a tu gato al veterinario y allí te dirán cuál es el diagnóstico y lo mejor que puedes hacer por él o ella.

¿CÓMO PUEDES EVITAR LAS ENFERMEDADES URINARIAS DE TU GATO?

Hay ciertas cosas que puedes hacer para evitar que tu gato tenga problemas urinarios. Aquí va una lista de consejos muy útiles:

Beber mucha agua

Que tu gato beba agua es esencial para evitar este tipo de enfermedades. ¿Ya lo has intentado? Le acercas el agua y te rehuye? Tenemos algunos truquitos para ti:

  • Pon un recipiente separado para el agua y otro separado para la comida. Sí, los gatos son un poco “finolis”, pero todo tiene su porqué: no les gusta que el agua tenga restos de comida o que la comida se moje. Pon dos boles, ¡y listo!

  • Coloca varios cuencos de agua en distintas zonas de la casa. Está demostrado que siguiendo este método los gatos beben hasta un 11% más de agua. Merece la pena probar, ¿verdad?

  • En verano, coloca un par de cubitos de hielo en el agua. ¡Se divertirá y a la vez beberá más agua!

La importancia de la comida

Alimentarlo con una dieta completa y equilibrada es otro de los factores más importantes para que tu gato no tenga problemas urinarios. La orina debe tener un Ph concreto y el tipo de comida que come tu gato puede ayudar a mantenerlo. De esta forma disminuye el riesgo de formación de las llamadas “piedras” en el tracto urinario.

Así, antes de elegir un tipo de comida para tu gato, fíjate en si:

  • ayuda a mantener el Ph óptimo de la orina

  • se adapta a cada etapa de su vida (junior, adulto y senior)

  • es especial para gatos esterilizados o no esterilizados

En este aspecto, todas las gamas Affinity están elaboradas teniendo muy en cuenta la predisposición que tienen los gatos a tener problemas de orina.

La caja de arena es clave

La forma, la ubicación y el nivel de limpieza de la caja de arena es clave para que tu gato haga pipí de forma regular. Su instinto le impide hacer sus necesidades en una caja que esté sucia: por eso debes tener muy en cuenta su limpieza diaria y un lavado profundo cada semana. 

También ten en cuenta que el lugar donde coloques la caja de arena es muy importante: no hará pipí cerca de su comida o cerca de donde duerme. Busca un lugar aislado y si tienes más de un gato, separa las cajas y coloca ambas en un lugar tranquilo. 

Adiós, estrés. Hola, tranquilidad

¿Sabías que el estrés es una de las causas relacionadas con las enfermedades de las vías urinarias? Los gatos aman la tranquilidad y no hay nada que les guste más que echarse una siestecita en una zona de la casa sin molestias, sin “peligros”, donde puedan controlar toda la zona… Colocar una estantería elevada para que duerma allí es una idea genial.

Pero cuando toca juego, toca juego

Sí, tu gato es muy tranquilo, duerme muchas horas pero su rato de juego también es sagrado. La media de juego de un gato adulto puede rondar los 10 minutos. ¡Seguro que puedes encontrar este ratito cada día para jugar con él o con ella! 

El juego para los gatos es como un antiestrés y, a la vez, es una gran actividad que reforzará vuestro vínculo. Si además le pones un rascador y vas variando los juguetes de vez en cuando, ¡te lo habrás ganado por completo!

El consejo del experto:

Por lo general estas recomendaciones pueden ser suficientes para ayudar a mantener las vías urinarias de tu gato en buen estado. No obstante, si sospechas que tu gato puede tener algún tipo de problema urinario, acude al veterinario cuanto antes, ya que en casos más graves, es probable que tu veterinario le recete algún medicamento o incluso necesite operarle.  

Esperamos que tras este artículo tengas una idea más general de los problemas urinarios que puede sufrir tu gato y que hayas aprendido qué puedes hacer para prevenirlos: vigilar su alimentación, que beba mucha agua y, cómo no, ¡grandes dosis de cariño!