Después del destete del cachorro, es tu turno


Después del destete del cachorro, es tu turno

Ha llegado el momento del destete, un proceso muy delicado que provoca cierta tensión en los cachorros al tener que separarse de sus madres. Para que este proceso sea lo menos traumático para los pequeños es importante mantener el resto de hábitos no alimentarios. Además del factor psicológico, también tienes que tener presente que el cambio de alimentación puede provocarle diarreas ocasionales, así que es recomendable que mantengas también costumbres alimenticias que ya tenías e ir introduciendo, poco a poco, alimentos nuevos para que se vaya acostumbrando, siempre acompañados de agua. Es muy importante que el pequeño se hidrate durante este proceso de cambio, sobre todo, si sufre diarreas.

Hay que administrarle la dosis adecuada para que no se quede con hambre o para no excederse. La frecuencia de alimentación disminuye con la edad del cachorro. Por ejemplo, con cuatro meses necesitan cuatro comidas diarias, con ocho meses se pasan a tres, con un año y medio necesitan solamente dos raciones y, a partir de entonces, una ingesta diaria es suficiente. Aunque siempre tienes que tener en cuenta la talla de tu animal, ya que podrían variar las ingestas. Consulta las recomendaciones que figuran en el envase de su alimento.

Independientemente de la dosis, debes saber que en este momento tu cachorro necesita todos los nutrientes, ya que le proporcionan un correcto crecimiento y una mayor protección para que no corra ningún riesgo en su edad adulta y sea más fuerte ante posibles enfermedades.

La alimentación es esencial para su crecimiento. Por eso, ahora que tu cachorro tiene que separarse de su madre es importante que le cuides con la misma delicadeza que lo cuidaría ella.