Diálogo entre un gato y una paloma


Diálogo entre un gato y una paloma

Excitación

La paloma aterriza en la repisa de la ventana y el gato plácidamente tumbado al otro lado del cristal se pone tenso. La mira fijamente, mientras el movimiento nervioso de la cola revela su excitación. Sin perderla de vista ni un instante, el gato empieza a producir un sonido. Se trata de un sonido parecido al gorjeo de un pájaro, una secuencia de pequeños gritos emitidos mientras el gato castañea los dientes. En algunos casos, el gato se queda quieto, en otros empieza a acercarse lentamente a la paloma manteniendo el cuerpo contra el suelo. El resultado es una extraña situación donde el gato parece cazar a la paloma pero a la vez la está avisando de que hay un depredador al acecho. Parece una contradicción, así que ¿por qué razón el gato produce este sonido?

 

Vocalización

Los gatos suelen emitir este sonido, conocido como cacareo o rechinar de dientes, cuando han detectado una presa pero la presencia de una barrera, como una ventana, hace que sea imposible cazarla. De manera que el gato se excita y se frustra al mismo tiempo y empieza a realizar con la mandíbula un movimiento parecido al que realizaría si tuviera la paloma entre sus dientes. Cuando un gato ha agarrado una presa, la muerde con precisión en el cuello provocando una muerte instantánea y la vocalización del gato a la paloma podría ser una versión exagerada de la mordida letal provocada por la frustración de no haber alcanzado la presa.

 

Teorías

Así que los expertos consideran esta vocalización un ejemplo de actividad en vacío, es decir una actividad que aparece en ausencia del estímulo que normalmente la desencadena, que en este caso sería la paloma entre los dientes. Sin embargo, existe otra fascinante teoría sobre el sentido que podría tener esta vocalización: esta segunda teoría surgió durante un estudio realizado en la selva amazónica sobre un grupo de monos tamarinos. Los investigadores observaron una especie de félidos salvajes, los margays, imitar algunas vocalizaciones de los monos y conseguir como resultado el acercamiento de los monos al punto que los margays pudieron cazarles! La imitación de los sonidos de las presas se han observado también en pumas y jaguares… de aquí la sospecha, todavía no confirmada, de que posiblemente un gato que “habla” a una paloma, en realidad está intentando imitar los sonidos de su presa potencial para que se acerque lo justo para poderla cazar!

 

Instintos

Sea por frustración o por imitación de las vocalizaciones de sus presas, los “diálogos” del gato a una paloma revelan que hasta el más tranquilo y mimosos entre los gatos de casa mantiene viva su raíz de cazador y una simple paloma que aterriza en la ventana es capaz de despertar en un segundo sus instintos.