Educar a tu gato es posible


Educar a tu gato es posible

El mejor método a la hora de adiestrar a un gato es el conocido como “refuerzo positivo”. Esta técnica consiste en lograr que el animal asocie un comportamiento o acción con un premio hasta que el gato llega a realizar ese comportamiento cada vez con más naturalidad y frecuencia. Puede parecer difícil, pero solo requiere un poco de paciencia y un entrenamiento regular y prolongado.

Al principio, debes darle a tu gato la golosina o el premio cada vez que realice la acción deseada, hasta que entienda que si realiza esa acción recibe una recompensa. Una vez lo hayas conseguido, puedes darle una golosina solo algunas veces, mientras que otras puedes simplemente felicitarle y acariciarle.

Es importante destacar que, aunque no importa qué frase utilices para decir al gato que realice una acción determinada, sí que debe ser la misma frase. Solo así tu mascota asociará ese sonido con el comportamiento deseado.

También te recomendamos que empieces a adiestrar a tu gato cuanto más pronto posible. Lo mejor es educarlo durante la etapa de cachorro porque, de esta forma, aprenderá más rápido y los conocimientos que adquiera estarán más arraigados en su personalidad.

Por último, debes recordar que para disuadir a tu gato de acciones que te molesten (subirse a la mesa, destrozar plantas, rasgar cortinas, etc.), lo mejor es enseñarle y premiar el comportamiento deseado a la vez que utilizas algún estímulo que le resulte desagradable para evitar conductas indeseadas. No utilices nunca nada que pueda dañarle físicamente o que le provoque una fuerte reacción de miedo, sino más bien algo que le resulte molesto y prefiera evitar, como un ruido o un pulverizador de agua.