Etología o cómo entender a los animales


Etología o cómo entender a los animales

Aunque tenemos mucho en común con ellos, es evidente que también tenemos muchas diferencias. Esto hace que, algunas veces, nos cueste entender su comportamiento y que cometamos el error de interpretarles como si fueran personas. De esta necesidad de entenderles nace la etología, una ciencia que estudia el comportamiento de los animales.

De una forma muy sencilla, la etología pretende estudiar qué hacen los animales y por qué lo hacen. El primer nivel de estudio, la descripción de la conducta, se realiza mediante la observación, y de ahí que la imagen característica de un etólogo sea la de una persona que se pasa muchas horas observando y registrando lo que ve en los animales. El segundo nivel de estudio, basado en la explicación de la conducta, requiere trabajos experimentales o de comparación entre especies.

¿Qué consigue la etología con la descripción y la explicación de la conducta de los animales? Con ello, la etología nos ayuda a entender mejor nuestras mascotas y puede ayudarnos también a prevenir, diagnosticar y tratar los problemas de comportamiento en los animales domésticos. Cuando hablamos de problemas de comportamiento nos referimos a conductas que pueden ser peligrosas o molestas para las persones y también conductas que pueden causar una lesión o una enfermedad en el animal. A modo de ejemplo, puede tratarse de una conducta agresiva entre perros y gatos, del ladrido excesivo o incluso de conductas de automutilación. Así, la etología es necesaria en el entorno doméstico, puesto que ayuda a tratar comportamientos problemáticos de las mascotas que pueden afectar tanto a las personas, disminuyendo la comodidad de tener un animal de compañía, como a las mismas mascotas, provocándoles malestar.

Sin embargo, no debes alarmarte. Estos comportamientos son tan comunes como solucionables. Simplemente, acude al veterinario o consulta al Experto de Affinity para detectar el problema cuando antes y poder tratarlo correctamente.