Alexis Alexis Alexis Alexis
Vínculo jugar

Mucho amor en poco espacio

Mucho amor en poco espacio
Alexis

Alexis

Su piso en Madrid es muy pequeño

Lula y Stanisław

Lula y Stanisław

Una gata de ciudad y una gata de campo

Cuando Alexis decidió acoger a otra gatita todos le dijeron que se había vuelto loca. Y no era para menos, ya que su piso en Madrid apenas tiene 35 m2, pero le pudo más el deseo de buscarle una compañía a Lula, su gata de 8 años, que se estaba quedando calva.
 

“Siempre me habían enseñado que los gatos eran animales muy solitarios pero luego otras personas me dijeron que no es así, que también pueden convivir con otro gato”, cuenta Alexis. Así fue que un buen día, en un pueblito de Guadalajara, encontró a Stanisław, una gata que debe su nombre al escritor de ciencia ficción Stanisław Lem, y decidió quedársela.


Stanisław
un buen día, en un pueblito de Guadalajara, encontró a Stanisław


Al principio Lula se enfurruñó pero después aceptó a la recién llegada y entablaron una relación muy peculiar. “Una es de ciudad y la otra de campo, pero se llevan muy bien. Lula es traviesa e inteligente, Stanisław más tímida y miedosa, pero extremadamente cariñosa. Las dos se dan besitos, juegan y duermen juntas”.
 

Como el piso es pequeño, Alexis ha hecho algunos cambios para que las gatas vivan más cómodas. “Hace unos años estuve de reformas en casa y lo primero que hice fue un túnel en la pared para que las gatas puedan salir a la terracita”, relata Alexis. A Lula y Stanisław les encanta tomar el sol entre las plantas y los pájaros, así que se pasan el día entrando y saliendo. “Al ser un piso antiguo, mandé a hacer el túnel en la pared, en lugar de en la puerta, y el obrero me miró y me preguntó: ¿con dos puertitas?”, explica riéndose. “Las gatas pasan por el túnel y es como un aventura para ellas”.
 

Convivir con dos gatos en un espacio tan reducido acarrea algunos inconvenientes, como tener que lidiar con los pelos. Si Alexis no las peina a menudo, el apartamento está siempre lleno de pelos volando. “Casi siempre voy vestida de negro pero como una de las gatas es clarita y la otra oscura, te pongas lo que te pongas siempre sales llena de pelo”, cuenta Alexis riéndose. Tampoco puede tener moqueta ni un sofá en perfecto estado, pero todo esto a ella no le importa demasiado. “Lo importante es que ellas estén bien. La verdad tienen una vida que muchos envidiarían: terraza, rascadores, una caja llena de plumitas y ratoncitos, y hasta beben de una fuente que chorrea agua”.


tienen una vida que muchos envidiarían: rascadores, ratoncitos…
tienen una vida que muchos envidiarían: rascadores, ratoncitos…


La placidez de estas dos gatitas es el mejor recibimiento después de una dura jornada de trabajo. “Lula está siempre en la puerta esperándome como un soldado y Stanisław me da muchos mimos. Cuando llega la noche se queja si no me meto en la cama a la hora habitual, da vueltas como diciendo ‘Ya es hora de acostarse’”.


Las gatitas también son excelentes anfitrionas y hasta tienen sus visitantes preferidos. “Las gatas son muy sociables con todo el mundo, pero les encanta cuando vienen mi novio y mi mejor amiga”, afirma Alexis, quien ya no se imagina un piso sin gatos, por pequeño o grande que sea.


EN ESTA HISTORIA
Esterilizados Control Bolas De Pelo

Esterilizados Control Bolas De Pelo

Su bajo contenido en grasa y energía y la L-Carnitina ayudan a controlar el peso. Las fibras naturales contribuyen a incrementar la sensación de saciedad y facilitar la expulsión de las bolas de pelo y ayudan a prevenir la formación de las mismas.



Ver más