Perros de rescate


Perros de rescate

Historia

La historia de los perros de búsqueda y rescate probablemente se remonte casi 20.000 años atrás, con la domesticación de estos animales. El excepcional sentido del olfato del perro es de 10.000 a 100.000 veces mejor que el de los humanos.  Si combinamos unas habilidades de rastreo increíbles, lealtad, entrenamiento, resistencia y físico, no es de extrañar que los perros sean, y siempre hayan sido, tan útiles para misiones de búsqueda y rescate.

 

Cazadores

Originalmente, algunos perros actuaban como cazadores, rastreando las presas durante horas, o incluso días, gracias a su olor, e indicando con su comportamiento cuándo estaba cerca la presa.  Estas habilidades son muy parecidas a las que se les exigen a los perros de búsqueda y rescate, así que es lógico presuponer que en miles de años habrá habido perros que hayan ayudado a rescatar personas.  El registro histórico más antiguo data del siglo XVII y hace referencia a perros que trabajaban en las montañas suizas.  Uno de los primeros perros de rescate más famosos se llamaba Barry.  Durante su carrera, Barry salvó a más de 40 personas. El rescate más famoso de Barry fue el de un niño que se encontró dormido en una cueva de hielo. Tras calentar el cuerpo del niño a lametones, se cuenta que se lo cargó a la espalda y lo llevó de vuelta al Hospicio del Gran San Bernardo, dando nombre posteriormente a esta raza.

 

Terranova

Pariente cercano de los perros de las montañas suizas es otra raza grande: el terranova.  Esta raza surgió en Canadá a principios del siglo XVII.  Los terranova tienen patas palmeadas, un pelaje impermeable y una gran musculatura que les proporciona la fuerza necesaria para avanzar entre violentas olas y potentes mareas. Es por ello que son ideales para los rescates acuáticos. A lo largo de los siglos, los terranova han impedido que mucha gente muriera ahogada. Se dice que un solo terranova rescató a 63 marineros que habían naufragado.  Los terranova entrenados se usan hoy en día en las patrullas costeras y para rescatar a gente del agua en muchos países del mundo, como Italia y Francia. 

 

Misiones

Solo durante los últimos 50 años se han reconocido los beneficios del uso de perros en misiones de búsqueda y rescate.  Actualmente se ven perros altamente entrenados y autorizados en escenarios de grandes catástrofes como terremotos, huracanes, avalanchas o tsunamis, al igual que en actividades locales como búsquedas de personas desaparecidas. Básicamente los perros entrenados en una o dos habilidades ayudan a:

 

  • •    Olfatear rastros en el aire para localizar personas o cuerpos, por ejemplo para encontrar supervivientes entre las ruinas de edificios derruidos.  Algunas de las razas más destacables son el pastor alemán, el labrador retriever, el border collie y el springer spaniel.

  • •    Seguir el rastro de una persona oliendo, por ejemplo, su pelo, su piel o el sudor. Se pueden entrenar diferentes razas para actividades de búsqueda y rescate, incluyendo perros pastores, de deporte, de caza y de trabajo.

 

Localizar

Los perros olfateadores se usan mucho en desastres naturales.  Muchos países, incluida España, cuentan con perros altamente entrenados para este fin, que pueden ser autorizados internacionalmente y acompañar a sus cuidadores profesionales a desastres dentro o fuera de España.  Estos perros llevan décadas ayudando a la policía a encontrar a personas desaparecidas.  También se usan para buscar y rescatar a personas extraviadas, por ejemplo en los Pirineos. A menudo, los perros rastreadores trabajan junto con los olfateadores para complementar sus habilidades y localizar a víctimas de catástrofes.

 

En España existen numerosos grupos locales de perros de rescate. Estas son dos asociaciones nacionales:
Asociación Nacional de Grupos del Perro de Salvamento
Federación Española de Perros  de Búsqueda y Rescate