¿Por qué hay asociaciones dedicadas a la defensa de los galgos?


¿Por qué hay asociaciones dedicadas a la defensa de los galgos?

Historia

Los galgos no son como los otros perros. Todo en su estructura física hace pensar en la rapidez y la agilidad: un cuerpo esbelto y elegante, un cuello largo y fuerte, pecho ancho, musculatura poderosa y una cabeza alargada y estrecha. Su sentido de la vista es más agudo que en otras razas y cuando se mueven la diferencia con los otros perros se hace aún más evidente: sus pasos son ligeros y cuando corren alcanzan en pocos segundos 65 kilómetros por hora; ningún perro puede superarles. Un cuerpo adaptado para alcanzar tanta velocidad se justifica con el objetivo para el que se seleccionaron los galgos: cazar presas a la carrera, utilizando la vista para guiarse en la persecución. A la función inicial de la raza se ha añadido en épocas más recientes la utilización de los galgos para las carreras: durante los años ’20 se pusieron de moda las primeras carreras de galgos y hoy en día sigue siendo una actividad que levanta curiosidad y pasiones y mueve apuestas en muchos países, como Estados Unidos, Inglaterra, Irlanda, Australia y Nueva Zelanda. Para este deporte se suelen utilizar los galgos ingleses o Greyhounds, que son los galgos más rápidos.
 

Carrera

En una carrera, hasta ocho galgos compiten en un circuito persiguiendo una liebre mecánica: gana el primero en llegar. Los perros se entrenan durante casi dos años antes de empezar a competir y normalmente su carrera deportiva acaba a los 3,5 años. En casos excepcionales un galgo puede competir hasta los 5 o 6 años. Hace años, cuando se acababa su carrera, por edad, por una lesión física o por no ganar…acababa su vida! La práctica de eutanasiar perros sanos que simplemente dejan de “generar dinero” ha levantado polémicas en todo el mundo y en muchos países se han creado asociaciones en defensa de los galgos. Estas asociaciones tienen la finalidad de evitar el maltrato animal, concienciar al público y promocionar la adopción de los galgos que ya no sirven para correr. Y a pesar de todo esto miles de galgos siguen siendo eutanasiados cada año. Además de lo que ocurre al final de su carrera, los galgos han levantado más preocupación con respecto a sus condiciones de vida y bienestar mientras forman parte del mundo de las carreras. En varias ocasiones se han denunciado casos de negligencia y abuso, incluida la administración de fármacos para mejorar sus prestaciones deportivas.

Los galgos que se utilizan para la caza a menudo tienen un destino parecido a los galgos de carrera y se calcula que en España decenas de miles de ejemplares se abandonan o sacrifican cuando acaba la temporada de caza o cuando alguna lesión les impide correr detrás de la presa. Extremadura y Castilla-La Mancha son las Comunidades Autónomas donde el fin de temporada de caza tiene más peso sobre el abandono de los perros y son también las comunidades donde el galgo, sobre todo el galgo español, se emplea mucho para cazar.

 

Mascota

Los galgos poseen características de la mascota ideal para muchos propietarios. Se trata de perros de temperamento tranquilo, que no suelen tener tendencia a mostrarse agresivos hacia las personas y los otros perros. Sin embargo, se excitan muchos durante las carreras y pueden tener una fuerte tendencia a perseguir gatos y otras mascotas de tamaño pequeño. Además, en algunos casos, pueden mostrar problemas de miedo, que pueden ser el resultado de una socialización inadecuada o de experiencias traumáticas. Suelen ser animales sanos: hay muy pocas enfermedades hereditarias en la raza. Y a pesar de que algunos galgos pueden tener lesiones crónicas derivadas de su anterior utilización, a menudo estas lesiones no suponen un problema para vivir como perro de compañía.

 

Adopción

En los últimos años las carreras de galgos se están haciendo menos populares y este “negocio” está siendo remplazado por sistemas de apuestas más lucrativos, pero en España el galgo se sigue utilizando mucho para la caza y en algunos casos se producen abusos en este ámbito. Así que cada año muchos galgos están listos para ser recolocados en familias dispuestas a quererlos y hacerse cargo de ellos.
Si estás interesado en la adopción de un galgo retirado o abandonado, ponte en contacto con una de las asociaciones que se encargan de encontrar un nuevo hogar y una nueva vida para estos perros.