Su reproducción, tu responsabilidad


Su reproducción, tu responsabilidad

Entre las obligaciones de los propietarios de perros y gatos se encuentra la de ejercer una “paternidad responsable”, es decir, conocer la vida sexual de sus animales con el fin de evitar camadas no deseadas y abandono de animales. Para ello debes saberlo todo acerca de la reproducción y la esterilización.

En temas de reproducción, de los machos únicamente tenemos que saber en qué momento llegan a la madurez sexual, que en perros y gatos es alrededor de los 9 meses. En cambio las hembras son mucho más complicadas.

En las perras la madurez sexual también se alcanza a los 9 meses aproximadamente, pero debemos saber muchas más cosas. Existen señales de la llegada del celo relacionadas con la vulva, como pérdidas sanguinolentas e inflamación y enrojecimiento. La periocidad del celo acostumbra a ser de dos veces al año y su duración muy variable, de unos pocos días hasta casi 3 semanas. La fertilidad de la perra dura de 4 a 9 días y la duración de la gestación suele ser de 56 a 58 días.

En las gatas la madurez sexual se alcanza alrededor de los 5-9 meses. Hay señales que indican la inminente llegada del celo, como que se muestre más cariñosa, maúlle, frote la cabeza y se restriege por el suelo más de lo habitual. O que cuando le acariciemos el lomo, permanezca inmóvil mientras levanta el tercio posterior. Las gatas pueden presentar numerosos celos dentro de una misma temporada de reproducción y estos duran alrededor de 7 días. Las gatas son fértiles en cualquier momento del período en que permita la monta y la gestación dura de 56 a 69 días.

Para evitar precisamente camadas no deseadas se practica la esterilización. Está recomendada por muchos veterinarios y mejora la calidad de vida tanto de los animales como de las familias con las que conviven.

El proceso más extendido para esterilizar los machos es la castración, que consiste en la extirpación de los testículos y que elimina la producción de espermatozoides a la vez que ayuda a reducir algunas conductas molestas como el marcaje con orina, la tendencia de los perros a montar y las demostraciones de agresividad hacia otros perros. La vasectomía, en cambio, consiste simplemente en ligar y seccionar los conductos deferentes que permiten la salida de los espermatozoides y no tiene efectos sobre el comportamiento del animal, ya que el macho conserva intactos los testículos.

En las hembras normalmente se practica la ovariohisterectomía, que consiste en la extirpación del útero y de los ovarios. Esta intervención elimina la producción de óvulos, la producción de hormonas sexuales femeninas y la aparición de ciclos de reproducción. Otra opción es la ligadura de trompas, que consiste en ligar y seccionar los conductos conectan los ovarios con el útero, pero no elimina el celo ni las conductas asociadas al mismo.

Con toda esta información debemos ser muy conscientes de las conductas sexuales de nuestros animales y de nuestra parte de responsabilidad a la hora de evitar embarazos no deseados y el consecuente abandono de animales. Hazlo por ellos.