Tu perro no es desobediente, es adolescente


Tu perro no es desobediente, es adolescente

Algunos perros también tienen una adolescencia rebelde. Mientras son cachorros, suelen depender de la gente y de otros perros y tienen un fuerte instinto para dejarse guiar. A partir de los seis meses, empiezan a pensar por sí mismos y a poner a prueba su independencia. Es en este momento cuando hay que mantener la coherencia de las normas y de todo lo que le hemos enseñado hasta el momento.

Es una época crítica para vuestra relación pero también lo es para su educación. Lo que tu perro aprenda durante este tiempo quedará en su memoria para el resto de su vida. Por ello, es muy importante que en este período solo le des una orden cuando realmente desees que obedezca. Debes realizar una sesión corta de adiestramiento cada día para mejorar su obediencia, e incluir en ella comandos como “sienta”, “tumba” y “quieto” para que se conviertan en una rutina para el cachorro.

Por último y a nivel de resumen, para que tu perro y tú podáis superar con éxito su adolescencia, debes recordar estas tres palabras: sé consistente, persistente y paciente, y vencerás la adolescencia más rebelde.