Arriba

Cepillar a vuestro gato puede ayudar a que no se creen bolas de pelo y también mejorar vuestro vínculo.

CuidadosCepillado_h.jpg

A todos nos gusta que nuestro gato nos ronronee, seguramente porque sabemos que se siente a gusto y tranquilo. Uno de los cuidados más reconfortantes con los que podemos mimarle y escuchar ese peculiar sonido es el cepillado de su pelo. Además de ayudarle a reducir  las bolas de pelo y mantener su pelaje brillante, haremos que nuestra relación se estreche aún más.

Para ese momento:

- Primero tenemos que conseguir un cepillo adecuado para el pelo de nuestro gato y procurar que el contacto sea suave y previsible.
- Empezaremos por la cabeza, pasando al cuello, el lomo, después las patas y acabando por la cola. Siempre con suavidad y siguiendo la dirección natural del pelo.
- Cuando terminemos es importante limpiar el cepillo para no acumular suciedad y pelo.
- Podemos cepillar a nuestro gato al menos dos veces por semana, y más a menudo en épocas de pérdida de pelo, como primavera y otoño.

Generalmente le encantará que le cepillemos el cuello y no le gustará que nos acerquemos a los bigotes, barba y ojos. Pero los gustos de nuestro gato los descubriremos junto a él, mientras disfrutamos de una sesión de peluquería con unos cuantos ronroneos de música de fondo. ;)

Aquí abajo os dejamos otros trucos que nos habéis compartido en Facebook usando #CuidadosCepillado.

También podrían interesarte

Contáctanos
Llama al 900 800 001