Arriba

¿Qué haces para evitar que tu gato arañe con sus uñas?

CuidadosUnas_H_ES.jpg

Es posible que nuestro lindo gatito le coja demasiado cariño a un sofá o a un mueble en concreto y lo use para afilarse las uñas. Para romper esta bonita relación que, sinceramente, nos pone de los nervios, lo mejor que podemos hacer es regalarle un rascador a nuestro gato.

Hay muchos tipos de rascadores por lo que debemos averiguar cuál le gusta más a nuestro gato: de tejido, de cuerda, en horizontal, en vertical… Podemos dejarle diferentes tipos y ver cuál de ellos tiene más éxito.

Una vez tengamos el rascador ideal, debemos colocarlo adecuadamente, es decir, en lugares donde habitualmente está nuestro gato. Ponerlo medio escondido en una habitación poco utilizada no será de ninguna ayuda.

Y por último, conseguir que nuestro gatito le preste atención. Podemos mover algún juguete encima del rascador hasta que se acerque y lo use. Pero no es aconsejable mover las patitas del gato encima del rascador.

Si nuestro gatito tiene verdadera pasión por el sofá y se resiste a cambiarlo por el rascador, podemos colocar papel de plástico o aluminio en esa parte parte del sofá. Así, le resultará incómodo afilarse las uñas e irá en busca del rascador. Lo importante es que nunca apliquemos el castigo ya que podría cogernos miedo.

A continuación podéis ver los consejos que habéis compartido con nosotros en Facebook a través de #CuidadosUñas.
 

Contáctanos
Llama al 900 800 001