Arriba

¿Sabes interpretar el lenguaje de las orejas de tu gato?

c_ventana_H.jpg

Entender el lenguaje corporal de las personas es una forma muy intuitiva de comunicación. Algo que hemos adquirido sin aprendizaje específico. Con esta habilidad podemos notar si alguien está de morros, si anda más feliz que una perdiz o incluso si se muere por nuestros huesos. Sin embargo, interpretar esto en nuestros gatos a veces no es tarea sencilla. Sobre todo porque usan una parte que nosotros normalmente no usamos salvo para aguantar las gafas, las orejas. Además de moverse para captar sonidos, pueden reflejar sus distintos estados de ánimo.

Para comprobarlo solo tendremos que observar a nuestros gatos y escuchar lo que dicen sus posturas:

*“Estoy tan relajado”
Si nuestro gato está tranquilo, las aperturas de sus orejas apuntarán hacia delante mientras escucha el sonido ambiente sin ningún sobresalto. También puede ser que sus orejas apunten hacia adelante si está en estado de alerta al detectar algo que llame su atención, pero en este caso las orejas irán acompañadas de una mirada atenta, párpados muy abiertos y los bigotes apuntando hacia adelante.

*“Estoy muy asustado”
La posición defensiva, cuando nuestro gato está asustado, es la más evidente. Nos encontraremos unas orejas completamente aplanadas, pegadas contra la cabeza para protegerlas de un posible ataque. De esta forma las convierten en casi invisibles y dan un aspecto redondeado a la cabeza. Las orejas aplanadas indican que el gato está muy asustado y si, en lugar de respetar sus señales de aviso, seguimos acercándonos, el gato podría llegar a defenderse.

*“No estoy de humor. Vuelva usted mañana”
Los gatos también se pueden irritar, y sus orejas saben decirlo alto y claro. Si se da el caso, girarán sus orejas hacia afuera sin aplastarse del todo de manera que los dorsos de las orejas se harán visibles desde delante. Si ves está posición, el gato podría reaccionar de forma agresiva, así que es mejor que le dejes su espacio y no le molestes durante un tiempo. Todo el mundo tiene derecho a tener un mal día, incluso los gatos.

A partir de ahora ya podemos interpretar lo que dicen las orejas de nuestros amigos felinos, aunque las nuestras sigan sin moverse para nada. Y si, en algún momento, no tienes claro el sentido de las orejas, no olvides leer el resto de señales corporales y faciales que el gato te está enviando.

Mira los comentarios sobre #CuidadosComunicación en Facebook, y descubre los mensajes que otros gatos mandan a sus dueños con sus peludas orejitas.

Contáctanos
Llama al 900 800 001