Artículos

Características de los efectos cronotrópicos y disritmogénicos de la atropina en perros con bradicardia

 

Rinshniw, M., Tobias, A.H., Slinker, B.K.

Am J Vet Res, March 1996; Vol 57, No 3, 337-341.

 

La atropina se usa en medicina humana y veterinaria en el diagnóstico, para poder distinguir las bradiarritmias mediadas por una acción vagal de aquellas que se originan por una enfermedad nodal intrínseca, y como terapia, para corregir bradicardias durante la anestesia, la sedación y los arrestos cardiopulmonares. Sus acciones cardiacas más significativas se atribuyen a un bloqueo parasimpático del sistema autónomo que permite un incremento en la frecuencia cardiaca y en la velocidad de conducción intranodal. De todos modos, la atropina después de su administración es capaz de producir el efecto contrario, una bradicardia, además de arritmias como bloqueos AV, sobre todo de segundo grado. El estudio evidencia que a una dosis de 0,02 mg/kg de atropina se presentan efectos transitorios que incluyen el bloqueo AV y potencian la bradicardia ventricular independientemente de la vía de administración (IV, SC o IM), aunque cuando se administra por vía IV se resuelve con mayor rapidez. La importancia clínica de esta bradicardia en la anestesia o en los pacientes con compromiso cardiovascular se desconoce. A la dosis mencionada de atropina, independientemente de la vía de administración, no se presentan taquiarrítmias de importancia clínica.