Artículos

Inestabilidad de la articulación interfalángea proximal en el perro.

M. J. Guilliard

J.Small Anim Pract. 44 (9):399-403, 2003.

 

Para estabilizar la articulación interfalangea proximal se utilizó un fijador óseo externo transarticular unilateral durante tres semanas con el fin de mantener las superficies articulares en contacto para que solamente el desarrollo de la fibrosis periarticular fuera suficiente para sostener esa inestabilidad. Los resultados fueron, en general, buenos y, excepto en un perro de competición, los perros no volvieron a presentar cojera. Se comentan, también, las complicaciones más comunes que se debían al roce del fijador con el dedo contiguo, a las infecciones de la aguja o a su pérdida. En cualquier caso eran situaciones que podían evitarse con una correcta colocación de la aguja o con la administración de una antibioterapia preventiva.