Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

¿Juega algún papel la coinfección con patógenos transmitidos por vectores en la leishmaniosis clínica?

Baxarias M, Álvarez-Fernández A, Martínez-Orellana P, Montserrat-Sangrà S, Ordeix L, Rojas A, Nachum-Biala Y, Baneth G, Solano-Gallego L.
Parasit Vectors. 2018 Mar 20;11(1):135
  • La gravedad de la leishmaniosis canina (CanL) debida a Leishmania infantum puede estar influenciada por otros organismos transmitidos por vectores que producen signos clínicos y anomalías clinicopatológicas muy similares. El objetivo de este estudio fue determinar coinfecciones, en base a técnicas serológicas y moleculares, con otros patógenos vectoriales en perros con leishmaniosis clínica que viven en España, y valorar las asociaciones existentes en cuanto a signos clínicos y anomalías clinicopatológicas, así como en la gravedad de la enfermedad. Se incluyeron 61 perros con leishmaniosis clínica, y 16 perros aparentemente sanos como población control, y se realizaron análisis sanguíneos serológicos para detectar anticuerpos frente a Rickettsia conorii, Ehrlichia canis, Anaplasma phagocytophilum y Bartonella henselae mediante la prueba de inmunofluorescencia (IFAT), y DNA de E. canis, Anaplasma spp., Hepatozoon spp. , Babesia spp. y ADN filarioide por PCR.
  • Entre los perros analizados mediante IFAT, las seroprevalencias fueron: 69% para R. conorii, 57% para E. canis, 44% para A. phagocytophilum y 37% para B. henselae; mientras que las prevalencias encontradas por PCR fueron: 8% para Ehrlichia / Anaplasma, 3% para Anaplasma platys y 1% para H. canis. No se detectó ningún otro ADN de otro patógeno. En comparación con los perros sanos, en los perros con leishmaniosis clínica, se encontró una asociación estadística con la seroreactividad frente a R. conorii (prueba exacta de Fisher: P = 0.025, OR = 4.1, IC 95% = 1-17) y A. phagocytophilum (prueba exacta de Fisher: P = 0.002 , OR = 14.3, IC 95% = 2-626), y ser positivo a más de una prueba serológica o molecular (coinfecciones) (prueba de Mann-Whitney: U = 243, Z = -2.6, n 1 = 14, n 2 = 61, P = 0.01). Curiosamente, se encontró una asociación estadística entre la positividad a anticuerpos frente a R. conorii, E. canis, A. phagocytophilum y B. henselae en perros enfermos y algunas anomalías clinicopatológicas, como la disminución de albúmina y ratio albúmina / globulina, y aumento de las globulinas séricas. Además, la seroreactividad frente a A. phagocytophilum se asoció estadísticamente con las clasificaciones clínicas CanL III y IV.
  • En base a los resultados del estudio, los autores concluyen que perros con leishmaniosis clínica de Cataluña (España) tienen una mayor tasa de coinfecciones con otros patógenos transmitidos por vectores en comparación con los perros controles sanos. Además, la positividad para algunos patógenos transmitidos por vectores se asoció con unas anomalías clinicopatológicas más graves y a la gravedad de la enfermedad CanL.