Abstracts

Uso de la laparotomía como un abordaje establecido para la resolución de hernias perineales complicadas o bilaterales en 41 perros

Brissot HN, Dupre GP, Bouvy BM

Vet Surg 33:412-421 (2004)

Introducción: El objetivo del estudio es determinar de forma retrospectiva el valor de la laparotomía como paso inicial en el tratamiento de hernias perineales (HP) bilaterales o complicadas en 41 perros intervenidos entre noviembre del 1997 y diciembre del 2001. Se consideró una hernia complicada cuando había una recurrencia de la HP, si existía HP con enfermedad prostática recurrente o una HP con retroflexión de la vejiga urinaria. Durante la laparotomía se realizaron, según se necesitaban, varios procedimientos como colopexias, cistopexias, pexias de los vasos deferentes y omentalización de la próstata. Después, la hernia perineal se restablecía con una trasposición del músculo obturador interno; si existía debilidad en el lado contralateral se realizaba una herniorrafia por aposición. Se realizó un seguimiento durante aproximadamente 6 meses.

Resultados: Las HP eran bilaterales en 20 perros y unilaterales en 21 perros. El 51% (21/41) tenían enfermedad prostática, diagnosticada mediante la clínica o ecografía; en 17 casos se confirmó por histología. El 29% (12/41) tenían retroflexión de la vejiga urinaria. En total se realizaron 41 colopexias, 32 pexias de vasos deferentes, 6 cistopexias, y 9 cirugías prostáticas ( omentalización o resección de quistes perineales). La resolución de la HP se realizó entre 2-20 días (media 6 días) después. Se realizaron 61 trasposiciones musculares y 13 herniorrafias por aposición. El tiempo de seguimiento medio fue de 26,6 meses (rango: 6-54 meses, media 27 meses). La HP se resolvió en 37 perros (90%). En 4 perros hubo recurrencias y todas ellas aparecieron dentro de los 6 meses de seguimiento. El 92% de perros tuvieron una mejora en la calidad de vida. Hubo complicaciones en las heridas en el 17% de perros. Hubo un goteo urinario por incontinencia en el 37% de perros (15/41) que fue irreversible en el 17% (7 perros) de casos. El malestar en la defecación persistió en el 44% (18/41) de perros y fue permanente en el 10% (4 perros). No existieron casos de incontinencia fecal.

Importancia clínica: En las HP bilaterales o complicadas la fijación de la vejiga urinaria y el colon, y el tratamiento de la enfermedad prostática aumenta las posibilidades de una resolución correcta. El vaciamiento del espacio perineal mediante las organopexias permite una mejor visualización durante la herniorrafia. A pesar de una resolución clínica del 90% de casos, los perros con HP complicadas tratados con este protocolo de 2 abordajes pueden presentar problemas persistentes de incontinencias urinarias y fecales. La investigación y tratamiento de enfermedades concurrentes en otros órganos (recto, próstata y vejiga) debería ser una parte primordial en un protocolo de abordaje doble para mejorar el pronóstico de las HP bilaterales o complicadas