Abstracts

Influencia de la raza en la anatomía de los shunts portositémicos debidos a enfermedad congénita en perros y gatos: Una revisión de 242 casos

Hunt GB.

Aust Vet J. 2004 Dec;82(12):746-9.

Introducción: El objetivo del estudio es evaluar de forma retrospectiva, la influencia de la especie y la raza en la anatomía de las anomalías vascualres portosistémicas en 233 perros y 9 gatos. Se evalúan los historiales médicos en cuanto a la raza, el sexo, la edad, y el diagnóstico anatómico e histológico. Se incluyeron los casos donde la anomalía vascular portosistémica era debida a una anormalidad congénita o adquirida del hígado o del sistema venoso portal

Resultados: Los trastornos hallados incluyen, shunt portosistémico simple congénito con vasculatura portal patente (214 perros y 9 gatos), aplasia de la vena porta ( 9 perros), shunts adquiridos mútiples por hipoplasia de la vena porta (7 perros), atresia biliar ( 1 perro) y displasia microvascular ( 1 perro). Un perro Maltes tenía un shunt congénito simple y varios adquiridos por cirrosis hepática. Las razas que estaban más representadas incluían Malteses, Silky Terrier, Australian Cattle, Bichon Frise, Shih Tzu, Miniature Schnauzer, Border Collie, Jack Russell Terrier, Irish Wolfhound y gatos Himalaya. Los Bichon Frise con shunts eran sobre todo hembras (12:2). El 91,4% de perros y todos los gatos tenían shunts que eran susceptibles de alguna atenuación. Los shunts inoperables ocurrieron en 19 perros (8,2%). El 92% (56/61) de los shunts operables en perros de razas grandes eran intrahepáticos, mientras que en razas pequeñas sólo lo eran el 7% (10/153). Las razas que no eran predispuestas a sufrir shunts portositémcios tenían más posibilidades de tener shunts inusuales o inoperables que las razas predispuestas (29% vs 7,6%). No se pudo determinar niguna asociación entre raza y tipo de shunt en los gatos

Importancia clínica: La raza tiene una influencia importante en la anatomía del shunt en perros. Los animales que se presentan con signos de shunt portositémicos pueden sufrir una amplia variedad de trastornos operables o no operables. Los shunts poco comunes o no operables suelen ocurrir en razas que no están predispuestas a tener shunts congénitos