Abstracts

Necrosis de médula ósea en perros: 34 casos (1996-2004)

D. J. Weiss.

J.Am.Vet.Med.Assoc. 227 (2):263-267, 2005.

 

Introducción: El objetivo del estudio es identificar la incidencia, las causas potenciales y los hallazgos clínicos y patológicos de la necrosis de la médula ósea (M.O.) en 34 perros. Se analizan de forma retrospectiva, 609 informes de los análisis realizados en un espacio de 8 años. Se evalúan todos los informes de M.O. que indican la presencia de necrosis, discontinuidad del estroma, macrófagos fagocitarios, necrosis celular o mielofibrosis.

Resultados: De los 609 informes revisados, el 5.6% (34/609) tenían evidencia de necrosis de la M.O. De estos perros, 9 no tenían evidencia de enfermedad asociada o de exposición previa a drogas o tóxicos (idiopática) y 25 sí tenían alguno/s de estos condicionantes. Todos los 9 perros con necrosis de M.O. idiopática estaban anémicos (media de hematocrito: 14%), pero sólo 3 tenían neutropenia y 3 trombocitopenia. Los 9 perros tenían mielofibrosis. De los 25 perros con alguna causa potencial asociada, sólo 14 (56%) perros tenían anemia (media de hematocrito: 33%). Además, 14 y 18 perros (56% y 72%) tenían neutropenia y trombocitopenia respectivamente.

Importancia clínica: Los resultados sugieren que la necrosis de M.O. puede ser común en algunos desórdenes hematológicos. En la mayoría de perros la necrosis de M.O. estaba asociada a una enfermedad adyacente o a una exposición a drogas. También se identificó una cusa idiopática. Entre las enfermedades donde se debería sospechar una posible necrosis de M.O. se incluyen sepsis, linfosarcoma, y lupus eritematoso sistémico. Las drogas en las que se podría sospechar de una posible necrosis de M.O. incluyen quimioterapias, fenobarbital, carrpofeno, metronidazol y mitotane.