Abstracts

Poliartropatía supurativa no-séptica en perros

Mark P. Rondeau, Raquel M. Walton, Sally Bissett, Kenneth J. Drobatz, and Robert J. Washabau

J Vet Intern Med 2005;19:654–662

 

Introducción: El objetivo del estudio es determinar el la anamnesis, examen físico, y hallazgos cinicopatológicos en perros con poliartropatía supurativa, no séptica e identificar la existencia de enfermedades simultáneas asociadas con este síndrome. Se examinan retrospectivamente el expediente médico de 52 perros con evidencia citológica de inflamación articular supurativa en dos o más articulaciones.

Resultados: La edad media de los perros era 4.8 años (0.5-12 años). No se observó una predilección clara en cuanto a raza o sexo. La mayoría de perros afectados eran de razas grandes (peso >ó= 20 kgs en 40/52 perros). La media de la temperatura corporal era de 39.4°C (37,8º-40,5°C). El 56% (29/ 52) de perros tenían una temperatura >ò= 39.4°C. En el 81% (42/ 52) de los perros se identificaron cojeras. Los cambios erosivos sólo se encontraron en 1de los 37 perros que se les realizó alguna radiografía. En el 65% (34/52) de casos no se identificó una enfermedad clara subyacente. Siete perros tenían evidencias de procesos infecciosos o inflamatorios en sitios extra-articulares; 4 perros fueron diagnosticados de lupus eritematoso sistémico (SLE); 2 perros tenían alguna enfermedad gastrointestinal; 2 perros habían sido vacunados dentro de 1 mes antes del inicio de la poliartritis; 1 perro tenía cáncer; 1 perro tenía poliartritis y meningitis; y 1 perro tenía poliartritis erosiva. De los 44 perros en que se realizaron tests serológicos, 25 tenía anticuerpos frente a Borrelia burgdorferi que eran considerablemente mayores que los de la población general del hospital (P = .007). No se encontraron anticuerpos frente Rickettsia rickettsiae y Ehrlichia canis en ninguno de los perros testados (45 y 44 perros, respectivamente).

Importancia clínica: En la mayor parte de casos de poliartropatía supurativa en perros no se detecta una enfermedad subyacente. La enfermedad intestinal, neoplasias, y SLE son causas raras de poliartritis, mientras que la seropositividad contra el agente causante de la enfermedad de Lyme es común y posiblemente sea una causa de poliartritis en algunos perros de este estudio. No se hallaron evidencias de otras infecciones transmitidas por vectores.