Abstracts

Perforación del tracto gastrointestinal en perros tratados con un inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa-2: 29 casos (2002-2003)

J Am Vet Med Assoc 227[7]:1112-1117 Oct 1'05

B. Duncan X. Lascelles, Anthony T. Blikslager, Steven M. Fox, Doug Reece,

Introducción: El objetivo de este estudio retrospectivo es identificar factores asociados a la perforación del tracto gastrointestinal en 29 perros tratados con un inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa-2 (deracoxib). Se realiza una búsqueda en la base de datos de fármacovigilancia de Novartis Animal Health sobre perros tratados con deracoxib y en los cuales se había documentado una perforación del tracto gastrointestinal

Resultados: En 16 de los 29 perros (55 %) se observó que habían recibido deracoxib a unas dosis más altas que las aprobadas por la FDA para la indicación que estaba siendo tratada, 25 perros (86 %) habían recibido deracoxib a una dosis > 2 mg/kg/día. Diecisiete perros (59 %) habían recibido al menos una droga antiinflamatoria no esteroidal (NSAID) o un corticoide dentro de las 24 horas de la administración de deracoxib (p. ej., inmediatamente antes o después). En total, 26 perros (90 %) habían recibido deracoxib a una dosis más alta que la dosificación aprobada o habían recibido al menos otro NSAID o corticoide asociado con la administración de deracoxib. Veinte perros murieron o fueron eutanasiados y 9 sobrevivieron.

Importancia clínica: En perros con perforación del tracto gastrointestinal y que habían sido tratados con deracoxib, la perforación fue atribuible, muy probablemente, a varios factores. El Deracoxib sólo debería ser usado en las dosis aprobadas. Los corticoides y otros NSAIDS menos selectivos no deberían ser administrados muy cercanos a un inhibidor selectivo de COX-2, incluyendo el deracoxib. Para definir el problema se requieren más estudios