Abstracts

Hipertensión portal no cirrotica idiopatica en perros: 33 casos (1982-1998)

J AM Vet Med Assoc 2001; 218:392-399. Bunch SE, Johnson SE, Cullen JM.

 

Objetivo: Describir los signos clínicos, los hallazgos diagnósticos y la evolución clínica en perros con hipertensión portal intrahepática idiopática mediante un estudio retrospectivo.

 

Animales: 33 perros.

 

Procedimiento: Se revisaron los historiales médicos de perros con hipertensión portal de origen intraabdominal. Se excluyeron los perros con hipertensión portal intraabdominal de etiología vascular o con cambios histológicos hepáticos compatibles con patologías hepatobiliares difusas severas. Se tuvieron en cuenta la historia, el examen físico, la analítica clínica, los estudios diagnósticos por imagen, los resultados histológicos y la terapia. La evolución clínica se obtuvo en 26 perros.

 

Resultados: Las causas mas frecuentes de presentación de estos perros fueron ascitis, vómitos o diarreas intermitentes, y polidipsia de varios meses de duración. Los cambios mas frecuentes en la analítica clínica fueron microcitosis, elevación de la fosfatasa alcalina y ALT, disfunción hepática, densidad de orina menor o igual a 1,021, y la presencia de transudado abdominal. Los resultados mas comunes del diagnóstico por imagen fueron microhepatica, efusión abdominal y la presencia de anastomosis venosas anómalas múltiples. Los cambios observados en la histología hepática fueron compatibles con hipertensión portal no cirrótica idiopática y no se distinguieron de aquellos observados en perros con anastomosis portocavales creadas quirúrgicamente. La evolución clínica se determino en 19 perros que dejaron el hospital; 13 perros recibiendo terapia medica paliativa permanecieron saludables durante periodos de 5 meses a 9 años.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Los signos clínicos, resultados de la analítica clínica, la presión portal y la apariencia macroscópica del hígado en perros con hipertensión portal no cirrótica idiopática pueden ser idénticos a los de los perros con cirrosis, y es crucial obtener una biopsia hepática para distinguirlas. No se debería recomendar la eutanasia a los propietarios de perros afectados con hipertensión portal no cirrótica idiopática, ya que su pronóstico es generalmente favorable.