Abstracts

Neoplasia intracraneal en 61 gatos: localización, tipos de tumor y patrones convulsivos

J Feline Med Surg. 2006 Aug;8(4):243-53.

Tomes A, Cizinauskas S, Doherr M, Gandini G, Jaggy A.

 

Introducción: El objetivo del estudio es analizar, de forma retrospectiva, una población felina de 61 gatos con diagnóstico histopatológico de tumor intracraneal, documentar el patrón convulsivo de estos animales y determinar si las convulsiones parciales estaban asociadas a lesiones cerebrales estructurales más frecuentemente que las convulsiones generalizadas. Además, también se compara esta población con neoplasias intracraneales con otros dos grupos de gatos, uno con, y otro sin convulsiones. Se presta una atención especial al tipo de tumor, localización y tamaño de la lesión y su correlación con la prevalencia de las convulsiones.

Resultados: Un total de 14 gatos (23%; grupo A) tenían historial convulsivo y 47 (77%; grupo B) no presentaron historia de convulsiones. El patrón convulsivo más común en los gatos con neoplasia intracraneal fue la convulsión generalizad tónico-clónica y se observó en 8 gatos (57%). En 6 gatos se observaron clusters convulsivos y en uno un status epilepticus. La edad media de los gatos fue de 7.9 años en el grupo A (mediana: 8.5 años) y 9.3 años (mediana: 10 años) en el grupo B. Los gatos con linfoma de ambos grupos eran más jóvenes que los gatos con meningiomas. En ambos grupos, el linfoma y el meningioma fueron los tumores más frecuentes, seguidos de los tumores de células gliales. La prevalencia de las convulsiones en los pacientes con tumores fue del 26.7%, 26.3%, y15% para los animales con tumores gliales, linfomas y meningiomas respectivamente. En 33 casos (54,1%) los tumores estaban localizados en el cerebro anterior, 15 tumores (24.6%) en el tallo cerebral, 4 (6.6%) en el cerebelo y 9 (14.7%) presentaban una localización multifocal. El lóbulo parietal y el ganglio basal eran los más afectados en el grupo A. En el grupo B los tumores estaban más bien localizados en los lóbulos parietal y frontal así como en el diencéfalo. Se identificó una asociación positiva entre la localización del tumor en el cerebro anterior y la ocurrencia de la convulsión