Abstracts

Caracterización de la anemia de enfermedad inflamatoria en gatos con abscesos, piotorax o necrosis grasa.

Ottenjann M, Weingart C, Arndt G, et al.

J Vet Intern Med. 2006;20:1143-1150.

 

Introducción: El objetivo del estudio es describir la anemia de enfermedad inflamatoria (AID) en gatos con una enfermedad infamatoria de ocurrencia natural, como abscesos (n=12), piotorax (n=6) y necrosis grasa (n=3). El positivo a FeLV/FIV, neoplasias, nefro-, hepato- o endocrinopatías y las anemias por pérdida sanguínea fueron considerados como criterios de exclusión. Se realizaron los siguientes análisis, hemograma, perfil bioquímico, medición de eritropoietina sérica, hierro, capacidad de fijación del hierro (TIBC), ferritina, proteínas de fase aguda, test de fragilidad osmótica (OF), y test de coomb’s.

Resultados: Se observó una disminución del hematocrito entre el 1 - 28% (mediana: 10%) entre los 3 – 16 días (mediana: 8 días). La anemia era de un grado medio (n=11), moderado n=8) o grave (n=2). En la mayoría de casos, la anemia fue normocítica normocrómica, no regenerativa (n=18) o moderadamente regenerativa (n=3). Dieciséis gatos tenían leucocitosis y 5 hiperbilirrubinemia media. El test de coomb’s fue positivo en 1 gato y negativo en 8. El test OF estaba aumentado en 2/14 gatos. Se observó una disminución del ratio albúmina /globulina en 19 gatos, por hipoalbuminemia (n=18) e hiperglobulinemia (n=16). El hierro y la TIBC estaban bajas en 2/19 y 6/19 gatos, respectivamente. Las concentraciones de ferritina eran normales en 7 gatos y altas en 12 gatos Las proteínas de fase aguda alfa 1 glicoproteína ácida y haptoglobina estaban aumentadas en 14/14 y 13/14 gatos, respectivamente. La eritropoietina era normal (n=4), medianamente aumentada (n=7) o muy aumentada (n=1). Dos gatos fueron eutanasiados por problemas concurrentes, y 3 gatos necesitaron transfusiones sanguíneas.

Importancia clínica: La AID en gatos es normalmente de un grado medio – moderado, no regenerativa, y normocítica normocrómica. Puede llegar a ser de una importancia clínica tal que se necesiten transfusiones sanguíneas. La AID parece ser multifactorial con evidencia de secuestro de hierro, disminución de la vida media eritrocitaria e insuficiente producción de eritropoietina y poca respuesta de la médula ósea. Las terapias específicas y de soporte, incluyendo las transfusiones, pueden solucionar el proceso.