Abstracts

Daño iatrogénico del nervio ciático em 18 perros y 9 gatos (1997 – 2006)

Forterre F, Tomek A, Rytz U, et al.

Vet Surg. 2007;36:464-471.

 

Introducción: El objetivo del estudio es significar, de forma retrospectiva, los hechos clínicos asociados a daños iatrogénicos a nervios periféricos en 18 perros y 9 gatos admitidos en un hospital entre 1997 y 2006. Los pacientes se presentaron con síntomas agudos de monoparesis atribuible a una disfunción del nervio ciático que apareció después de algún tratamiento. En todos los casos se realizaron exámenes neurológicos y electrodiagnósticos.

Resultados: Se evaluaron un total de 27 daños nerviosos, de los cuales, 25 eran debidos a cirugías anteriores ( 18 de ellos por tratamiento de daños pélvicos). La reparación de la luxación iliosacra produjo disfunciones de nervio tibial (4 gatos) y peroneo (3 perros). Otras causas quirúrgicas fueron la colocación de clavos intramedulares para fracturas de fémur (n=3), colocación de prótesis totales de cadera cementadas (n=2) y osteotomía de la meseta tibial con inclinación (n=1) y herniorrafia perineal (n=1). El daño nervioso también apareció después de inyecciones intramusculares ( 1 perro y 1 gato). El tratamiento quirúrgico inmediato fue la eliminación de los clavos intramedulares, del cemento extrudido o de la sutura aprisionadora. En 2 perros se realizó un trasplante diferido de nervio. Dentro del año siguiente, se observó una recuperación completa en 13 pacientes, mejoría clínica en 7, y no mostraron mejoría alguna 7 pacientes; de estos, 5/7 tuvieron fracturas acetabalures o de ilion.

Importancia clínica: En estos animales, los daños al nervio ciático ocurrieron durante el tratamiento de procesos ortopédicos pélvicos. Estos daños producen una disfunción locomotora debilitante y tienen un pronóstico de recuperación completa pobre o incierto. La variación clínica de la disfunción nerviosa observada entre perros y gatos puede ser debida a las diferencias anatómicas entre estas especies.