Abstracts

Estudio retrospectivo de 61 casos de epitaxis canina espontánea (1998 – 2001).

Mylonakis, M. E.; Saridomichelakis, M. N.; Lazaridis, V.; Leontides, L. S.; Kostoulas, P.; Koutinas, A. F.

J. Small Anim Pract. 2007.

 

OBJETIVOS: determinar la prevalencia e identificar los posibles indicadores clinicopatológicos de las enfermedades asociadas a la epistaxis canina.

ANIMALES: 61 perros con epistaxis

MÉTODO: se revisaron los historiales médicos de perros con epistaxis.

RESULTADO: se diagnosticaron 56 enfermedades sistémicas, que incluían leishmaniosis canina (23), ehrlichiosis monocítica canina (22), asociación de leishmaniosis canina y ehrlichiosis monocítica canina (6), toxicidad por rodenticidas (2) trombocitopenia primaria inmunomediada, con sospecha de una toxicidad estrogénica (1) y hipertensión arterial (1 perro). En el resto de perros (5) se detectó una enfermedad intranasal, incluyendo tumor venereo transmisible (3) y adenocarcinoma nasal (1) y aspergillosis nasal (1). La palidez en las mucosas y la tendencia a las hemorragias generalizadas fueron significativamente más comunes en la ehrlichiosis monocítica canina que en la leishmaniosis, mientras que el caso era a la inversa para la detección de linfoadenomegalia periférica. Además, los perros con ehrlichiosis se presentaban con más frecuencia con una pancitopenia comparados con los perros con leishmaniosis; en el último grupo, las medias de los valores de hematocrito, leucocitosis y recuento de plaquetas y las concentraciones de proteina sérica total fueron más altas.

CONCLUSIONES Y SIGNIFICADO CLÍNICO: La leishmaniosis canina y la ehrlichiosis monocítica canina son las principales causas de una epistaxis canina en Grecia. La palidez de mucosas y la tendencia al sangrado y la pancitopenia son probablemente más indicativas de una ehrlichiosis monocítica canina en contraposición a una linfoadenomegalia periférica y una hiperproteinemia en la leishmaniosis canina.