Abstracts

Efectos cardiorrespiratorios y de sedación de la medetomidina, la medetomidina-butorfanol y la medetomidina-ketamina en perros

J Am Vet Med Assoc.2000 May; 216(10): 1578-83.

Ko, J. C.; Fox, S. M.; Mandsager, R. E.

Objetivo: Determinar los efectos sedativos y cardiorrespiratorios de la administración IM de la medetomidina sola y en combinación con butorfanol o ketamina en perros.

Animales: Se evalúa el estudio en 6 perros adultos sanos.

Procedimiento: Se administró a los perros Medetomidina sola (30 mcg/kg., vía IM), una combinación de medetomidina (30 mcg/kg., vía IM) y butorfanol (0,2 mg/kg. , vía IM) o una combinación de medetomidina (30 mcg/kg., vía IM) y ketamina (3 mg/kg., vía IM). Los tratamientos fueron administrados en orden aleatorio con un intervalo mínimo de una semana entre ellos. Se administró también, al mismo tiempo, glicopirrolato. Se dio atipamezol (150 mcg/kg., vía IM) a los 40 minutos de la administración de la medetomidina.

Resultados: Todos los perros a excepción e uno (al que se le había administrado solo medetomidina) estaban recostados lateralmente en 6 minutos después de la inyección del fármaco. La intubación endotraqueal fue significativamente más dificultosa cuando a los perros solo se les había administrado medetomidina que cuando se les había inyectado medetomidina y butorfanol. No se apreciaron diferencias significativas entre los diferentes tratamientos en los porcentajes de respuesta positiva en los perros al pinzarles la cola o al pincharles con una aguja en diferentes regiones (cuello, hombro, abdomen, tercio posterior, en todos los tiempos evaluados. La PaCO2 fue significativamente más alta y el pH arterial y la PaO2 fueron significativamente más bajos en los perros en los que se había administrado butorfanol o ketamina junto con la medetomidina que en aquellos que solo habían recibido la medetomidina sola. La calidad de la recuperación después de la administración de atipamezol no fue satisfactoria en un perro cuando se le administró Ketamina y medetomidina.

Conclusiones y relevancia clínica: Los resultados sugieren que, en perros, una combinación con medetomidina y butorfanol o medetomidina y ketamina producen una sedación más uniforme y segura que la que se produce con la administración de medetomidina sola.