Se encuentra usted aquí

Abstracts

Prevalencia de anomalías clínicas en gatos en los que se econtró una enfermedad no neoplásica del oido medio en la necropsia: 59 casos (1991-2007).

Schlicksup, M. D., Van Winkle, T. J., Holt, D. E.

J. Am. Vet. Med. Assoc. 235, 841-843, 2009.

OBJETIVOS: determinar la predominancia de enfermedad del oído medio, no-neoplásica, en gatos a los que se realizó necropsia y la prevalencia de anomalías clínicas en gatos en los que se ha identificado una enfermedad del odio medio no-neoplásico.

ANIMALES: 59 gatos que fueron sometidos a una necropsia entre Enero de 1991 y Agosto de 2007.

MÉTODO: se buscaron los historiales médicos para identificar gatos en los que se encontraron, en la necropsia, una enfermedad no-neoplásica del oído medio. Para los gatos incluidos en el estudio, se recogió la sintomatología, el motivo inicial por el que se presentó a la consulta, si el gato había tenido algún signo clínico de enfermedad del oído medio o externo incluyendo, si el gato tenía enfermedad del tracto respiratorio superior, el diagnóstico de la necropsia, apariencia macroscópica de la bulla y la razón de la eutanasia. Los signos de enfermedad del oído medio que fueron considerados incluían, enfermedad vestibular periférica sin déficit motor, síndrome de Horner y parálisis del nervio facial.

RESULTADOS: De los 3.442 gatos que fueron sometidos a la necropsia durante el período de estudio, 59 (1,7%) tenían enfermedades no-neoplásicas del oído medio. Seis de los 59% (10) gatos, de los cuales 1 estaba afectado de forma bilateral, tenían signos clínicos de enfermedad del oído medio. De éstos, 5 tenían signos de enfermedad vestibular periférica unilateral, y 1 tenía síndrome de Horner.

CONCLUSIONES Y RELEVANCIA CLÍNICA: Los resultados sugieren que la mayoría de los gatos con enfermedades del oído medio no neoplásicas no tenían signos clínicos asociados. Los hallazgos pueden ser de relevancia clínica para los gatos en los que la enfermedad del oído medio se identifica como un hallazgo incidental en la tomografía computarizada o la resonancia magnética por enfermedades no relacionadas.