Abstracts

Uso de suero de gato adulto para corregir el fallo de transferencia de la inmunidad pasiva en cachorros de gato

J Am Vet Med Assoc. 2001;219:1401-1405.

Levy JK, Crawford PC, Collante WR, Papich MG

 

Objetivo: Evaluar el uso de suero de gato adulto como fuente de inmunoglobulinas (Ig) en cachorros de gato con fallo de transferencia de la inmunidad pasiva mediante un estudio al azar controlado.

 

Animales: 11 gatas para experimentación y libres de patógenos y sus 43 cachorros.

 

Procedimiento: Los cachorros se separaron de las gatas al nacer, antes de ingerir calostro, y fueron asignados al azar a uno de los siguientes cuatro grupos: sin recibir calostro, recibiendo calostro, sin recibir calostro pero con administración intraperitoneal de suero de gato adulto almacenado, y sin recibir calostro pero con administración subcutánea de suero de gato adulto almacenado. A los cachorros que recibieron calostro se les permitió estar con la madre y lactar de forma normal. A los cachorros que no recibieron calostro se les aisló de la madre y se les alimentó con leche comercial para cachorro de gato durante los dos primeros días para prevenir la absorción de IgG del calostro. A todos los cachorros que no recibieron calostro se les permitió volver con la madre al tercer día. Las concentraciones séricas de IgG se midieron en todos los cachorros al nacer, a los dos días, y a las 1, 2, 4, 6 y 8 semanas mediante inmunodifusión radial.

 

Resultados: Ninguno de los cachorros tuvo concentraciones séricas de IgG detectables al nacer. La administración de suero de gato adulto, tanto de forma intraperitoneal como subcutánea, resultó en concentraciones máximas de IgG séricas equivalentes a las de los cachorros que recibieron calostro de forma natural. Los cachorros que no recibieron calostro de ninguna forma no consiguieron concentraciones séricas de IgG comparables a las de los cachorros en los otros grupos hasta las 6 semanas de edad.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Estos resultados sugieren que el suero de gato adulto puede usarse como fuente de Ig en cachorros de gato que no han recibido calostro. Aunque se desconoce la concentración de IgG mínima necesaria para proteger a los cachorros de infecciones, las concentraciones adquiridas fueron comparables a las de los cachorros que lactaron de forma natural.