Abstracts

Rotura traumática del Ureter: 10 Casos

J Am Anim Hosp Assoc 38[2]:188-192 Mar-Apr\'02

Chick Weisse, Lillian R. Aronson, Ken Drobatz

 

Objetivo: Los traumatismos del tracto urinario normalmente abarcan a vejiga urinaria, uretra o riñones. Las roturas traumáticas de los uréteres se presentan con menor frecuencia, y no existe, por ahora, un estudio referente a su pronóstico o tasas de supervivencia. El propósito de este estudio es describir los parámetros clínicos de una serie de 10 pacientes con rotura unilateral traumática de ureter secundaria a un traumatismo, con el fin de ser útil para un reconocimiento y tratamiento tempranos.

 

Animales: Se evaluaron las fichas médicas de 10 animales (8 perros, 1 gato y 1 hurón) con rotura ureteral traumática.

 

Resultados: En el examen físico, el hallazgo más común fueron distensión y molestia abdominal (5/10 animales) y hematuria macroscópica (en 5/6 animales en los que se realizó urianálisis). También fué común la presencia de un daño multiorgánico. Sólo dos animales presentaron signos relcionados con el tracto urinario como disuria, anuria, hematuria o una combinación de estos. Los resultados de laboratorio fueron a menudo no específicos, aunque 10 animales desarrollaron azotemia. El hallazgo radiográfico más común fue la pérdida del detalle abdominal y retroperitoneal en 4 de los 6 animales en los que se hicieron radiografías. En los dos casos donde se realizó ecografía se apreció fluido retroperitoneal. La urografía de excreción aportó un diagnóstico válido en los 4 animales en los que se hizo. En un total de 9 animales se describió patología uereteral, y de éstos, había 7 avulsiones completas ( 6 de las cuales eran del ureter derecho)y 2 desgarros parciales (ambas del ureter izquierdo). En cuanto a su localización, cuatro de las injurias eran cerca de la unión ureteropélvica, tres cerca de la unión ureterovesical, y dos estaban aproximadamente en la mitad del ureter. A un total de siete animales se les praticó una intervención quirúrgica, siendo la ureteronefrectomía el procedimiento más utilizado (5/7), y todos los casos sobrevivieron. En general hubo 5 sobrevivientes y 5 no sobrevivientes.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Los autores del estudio concluyen que la rotura ureteral traumática es una condición rara en medicina veterinaria. Los estudios de imagen que deben incluir radiografías de contraste y ecografías son útiles para el diagnóstico, y debrían teenrse en consideración siempre que un animal que ha sufrido una traumatismo desarrolle azotemia, hematuria o evidenca de efusión retroperitoneal en la radiografía abdominal. Los animales a los que se les practica una ureteronefrectomia inicial parecen tener un buen pronóstico.