Abstracts

Adición de verapamilo en el tratamiento de la farmacoresistencia en la epilepsia canina

Jambroszyk M, Tipold A, Potschka H.

Epilepsia. 2011.

 

Introducción: El complemento con Verapamilo se ha sugerido como un nuevo concepto terapéutico en el tratamiento para superar la farmacorresistencia. Los datos sobre su eficacia se han limitado hasta ahora a algunos informes de casos individuales en pacientes epilépticos. El objetivo de este estudio era evaluar a fondo la eficacia y la tolerabilidad de verapamilo como tratamiento complementario. Se evaluó la eficacia del verapamilo en 11 perros con epilepsia resistente al fenobarbital.

Resultados: El verapamilo como tratamiento complementario (6.2 a 7.3 mg / kg) no afectó las concentraciones de fenobarbital en el plasma o el líquido cefalorraquídeo. Los efectos secundarios observados en pacientes sanos como en perros epilépticos incluyeron bradicardia y una disminución de la presión arterial. Por lo tanto, se tuvo que limitar la dosis a 1-1,5 mg / kg. En pacientes que no respondían a fenobarbital, el verapamilo no mejoraba el control de las convulsiones. El tratamiento con verapamilo se suspendió prematuramente en cinco animales, debido al empeoramiento de control de las convulsiones o la falta de algún efecto. En el resto de animales, la frecuencia de las crisis tendían a aumentar durante en la fase de añadir verapamilo, llegando a una media de dos ataques por mes en comparación con la fase pre-verapamilo de monoterapia con fenobarbital (media de 1,4 ataques por mes). A la vista de los efectos perjudiciales en la mayoría de los perros, el estudio tuvo que ser interrumpido..

Importancia clínica: El hecho de que la dosis máxima tolerada de verapamilo no mejore el control de las convulsiones en los perros con epilepsia resistente a fenobarbital argumenta en contra de la idoneidad del verapamilo como tratamiento complementario para superar la farmacorresistencia. El deterioro de control de las crisis en algunos animales individuales sugiere incluso, que el verapamilo puede ejercer efectos desfavorables en los umbrales de las convulsiones o en su propagación.