Se encuentra usted aquí

Abstracts

Comparación prospectiva de cuatro métodos de toma de muestras (Cistocentesis, Hisopo de mucosa vesical, Biopsia de mucosa vesical, y cultivo de urolitos) para identificar Infecciones del Tracto Urinario en perros con Urolitiasis

Hamaide A.J.; Martinez S.A.; Hauptman J.; Walker R.D.;

JAAHA Vol.34 Nº5 pp423 1998

Objetivo: El objetivo del estudio es comparar los resultados de los cultivos bacterianos aeróbios de muestras obtenidas por diferentes métodos como son, orinas tomadas por cistocentesis, hisopos de mucosa vesical, biopsias de mucosa vesical y el corazón de los urolitos en perros con urolitiasis e infección del tracto urinario.

Animales: Se escogieron los datos de 27 perros con infecciones recurrentes del tracto urinario y urolitiasis.

Procedimiento: Se procesaron cultivos aerobios de todos los animales a partir de muestras obtenidas por cistocentesis, por hisopo de mucosa vesical, por biopsia de la mucosa vesical y del urolito

Resultados: Los resultados fueron idénticos en el 100% de los casos donde se cultivaron los hisopos de mucosa vesical y de cistocentesis. También se obtuvieron resultado idénticos en el 82% de casos en los que se cultivaron orina, biopsia de mucosa vesical y urolito. Hubo un 11% de casos donde el cultivo fue positivo a partir del urolito y no creció nada a partir de orina o biopsia de mucosa vesical. En el 7% de casos creció un organismo a partir de la mucosa vesical y no creció a partir de urolitos u orina. En nigún caso hubo un crecimiento a partir de muestras de orina que no hubiera crecido también en la biopsia de mucosa vesical o del urolito.

Conclusiones y relevancia clínica: Los cultivos de muestras de orina obtenidas por cistocentesis antes de la cirugía de urocistolitos pueden ahorrar tiempo y dinero ya que en caso de un resultado positivo parece no ser necesario realizar un cultivo de la mucosa vesical o del urolito. En cambio, si obtenemos un resultado negativo sería recomendable realizar un cultivo de biopsia de mucosa vesical o del propio urolito para conocer el estado microbiológico del tracto urinario.