Abstracts

Predisposición genética al desarrollo de leishmaniosis en razas caninas<br />

J. Quilez, V. Martínez, A. Sanchez O. Francino, L Altet
SEVC 2010

Objetivos del estudio: Estudiar los niveles de infección de L. infantum en perros de diferentes razas de una misma área geográfica (Nordeste de España) y la edad a la cual se infectan, teniendo en cuenta factores como el estilo de vida y sexo; con el objetivo de señalar las razas con mayor predisposición genética a desarrollar la leishmaniasis canina (canL).
Materiales y Métodos: La información se extrajo de tres fuentes: (i) 1.096 muestras de perros (113 razas) analizadas por PCR cuantitativa de Leishmania (qPCR) en el Servei Veterinari de Genètica Molecular (SVGM) durante el periodo 2006 – 2010. Sólo se incluyeron las razas con más de 10 animales, para las que se calculó la demanda del análisis y se estimó la incidencia de la enfermedad en base al porcentaje de positividad dentro de la raza (P(%)raza). (ii) 10.248 perros (218 razas) dados de alta en el Hospital Cínico Veterinario de la Universitat Autònoma de Barcelona (HCV-UAB) durante el periodo de 2000 – 2010. Estos datos se utilizaron para corregir la demanda del análisis de qPCR y elP(%)raza por la popularidad de la raza.(iii) 1.002 perros (78 razas) recogidas en el periodo 2007 – 2010 para el proyecto LUPA para el cálculo del efecto del estilo de vida (exterior o interior) y el sexo en el desarrollo de CanL. El diagnóstico se basó en datos de exploración física, pruebas de bioquímica clínica, ELISA y qPCR. El efecto sexo fue estudiado también en los datos del SVGM.
Resultados: Popularidad: en base a los datos del HCV-UAB las cinco razas más populares en el periodo 2000 – 2010 fueron: Yorkshire terrier (10.4%), Pastor alemán (8.5%), Boxer (7.3%), Golden retriever (4.4%) y Cocker (4.0%); asumiendo que de media todas la razas acudieron por igual al HCV-UAB y que por lo tanto el registro de altas es un reflejo de la popularidad. Demanda de qPCR: las cinco razas para las que se solicitó un mayor número de análisis en el periodo 2006 – 2010 fueron: Boxer (12.6%), Pastor alemán (10.7%), Labrador retriever (6.6%), Cocker (5.8%) y Rottweiler (4.0%). Al corregir la demanda de qPCR por la popularidad observamos que había razas para las que se solicitaba un número de análisis mayor de lo esperado: Dogo alemán (x4.1), Basset hound (x3.6), Doberman (x3.5), Pointer (x2.8) y San Bernardo (x2.4). Incidencia: en base a P(%)raza, las cinco razas con una mayor incidencia fueron: Caniche (52.6%), Dogo alemán (66.7%), Pitbull (51.7%), Dobermann (50.0%) y San Bernardo (50.0%); las cuatro últimas también con una mayor incidencia al corregir por la popularidad. Al descomponer la incidencia en función de la edad, se observó que de las 10 razas con valores de P(%)raza superiores, en 5 razas (Dogo alemán, Schnauzer, Pitbull, Setter y Bulldog) la incidencia aumentaba notablemente antes de los 6 años; de las 5 restantes, en el Caniche y en el Cocker se observó que un gran número de perros positivos ocurrían después de los 8 años y las tres restantes mostraban una distribución similar de resultados positivos y negativos con la edad. Por otro lado, en algunas razas con un P(%)raza inferior se vio que la mayor incidencia también se daba antes de los 6 años (Boxer, Golden retriever, Labrador retriever y Pastor alemán). Estilo de vida y sexo: un estilo de vida exterior se asoció significativamente con el desarrollo de canL (p<0.001) (todas las razas consideradas conjuntamente); no se observaron diferencias entre machos y hembras.
Conclusiones: Proponemos razas con una mayor predisposición genética a desarrollar canL: (i) Dogo alemán (especialmente), Pitbull y Doberman ya que mostraron una mayor incidencia y aparición precoz (antes de los 6 años), incluso al corregir por la popularidad de la raza. (ii) razas con una incidencia inferior a las tres anteriores pero en las que ésta también ocurre mayoritariamente antes de los 6 años (Boxer, Golden retriever, Labrador retriever y Pastor alemán) (iii) razas, como el Bulldog, en las que probablemente se verá aumentada la incidencia de canL debido al incremento de su popularidad. Adicionalmente, un estilo de vida exterior es un factor de riesgo en todas ellas para el desarrollo de la enfermedad