Abstracts

Eficacia de agonistas selectivos de mineralocorticoides y glucocorticoides en el shock séptico canino<br />

C. W. Hicks, D. A. Sweeney, R. L. Danner, P. Q. Eichacker, A. F. Suffredini, J. Feng, J. Sun, E. N. Behrend, S. B. Solomon, and C. Natanson
Crit Care Med. 40 (1):199-207, 2012

.
Introducción: Los tratamientos con corticosteroides que estimulan las funciones mineralocorticoides y glucocorticoides revierten la hipotensión vasopresoa-dependiente  en el shock séptico, pero tienen unos efectos variables en la supervivencia. El objetivo de este estudio fue determinar si los tratamientos exógenos con mineralocorticoides y glucocorticoides tienen efectos distintos y si el tiempo de administración altera sus efectos en el shock séptico. Se administra desoxicorticosterona (un agonista selectivo de mineralocorticoides), dexametasona (un agonista selectivo de los glucocorticoides),  y placebo a 74 perros con neumonía estafilocócica experimental. Los tratamientos fueron administrados, varios días antes (como profilaxis) o inmediatamente después (como terapéutico) de la infección, y continuó durante 96 horas.
Resultados: Los efectos de la desoxicorticosterona y dexametasona fueron diferentes y opuestos dependiendo del momento de la administración en cuanto resultados en la supervivencia (p = 0,05); los requerimientos de líquidos (p = 0,05); la presión venosa central (P </ = .007), los indicadores de hemoconcentración (es decir, sodio [p = 0,0004], albúmina [p = 0,05], y recuento de plaquetas [p = 0,02]), los niveles de interleucina-6 (p = 0,04), y la disfunción cardíaca (p =. 05). El tratamiento profiláctico con desoxicorticosterona mejoró significativamente la supervivencia, el shock, y todos los otros resultados anteriores, sin embargo no lo hizo así  desoxicorticosterona como terapéutico. A la inversa, la dexametasona como profiláctica fue mucho menos eficaz para mejorar estos resultados en comparación con dexametasona como terapéutico con la excepción de revertir el shock. La administración de dexametasona como profiláctica antes de la inducción de la sepsis también redujo significativamente la aldosterona sérica y los niveles de cortisol y aumentó la temperatura corporal y los niveles de lactato en comparación con dexametasona como  terapéutica (p </ = 0,05), consistente con una supresión adrenal.
Importancia clínica: En el shock séptico, los mineralocorticoides son solamente beneficiosas si se administran de forma profiláctica, mientras que los glucocorticoides son los más beneficiosos cuando se administran cerca del inicio de la infección. El uso de mineralocorticoides como profilácticos debería investigarse más a fondo en los pacientes con alto riesgo de desarrollar sepsis. Los glucocorticoides sólo deberían ser administrados de forma terapéutica para prevenir la supresión adrenal y peores resultados