Abstracts

Clasificación alternativa y protocolo de screening para la vértebra lumbosacra de transición en perros pastores alemanes.<br />

K. Lappalainen, R. Salomaa, J. Junnila, M. Snellman, and O. Vapaavuori-Laitinen.
Acta Vet.Scand. 54 (1):27, 2012.

Introducción: La vértebra lumbosacra de transición (LTV) es una anomalía congénita y hereditaria común en muchas razas de perros, que predispone a la degeneración prematura de la articulación lumbosacra, y es una causa frecuente de síndrome de cauda equina, sobre todo en perros pastores alemanes. Las radiografías ventrodorsales de la cadera son las más utilizadas en el diagnóstico de LTV. En este estudio se valoran las radiografías laterolaterales de la columna lumbar como acompañantes a las radiografías ventrodorsales en el diagnóstico de LTV, y las características de LTV y la octava vértebra lumbar (L8) en las radiografías laterolaterales. Además, se esclarecen por tomografía computarizada (TC) las características de los diferentes tipos de LTV. Se evaluaron las radiografías ventrodorsales de la pelvis y laterolaterales de la columna vertebral lumbar de 228 perros pastores alemanes. La morfología de las apófisis transversas se utilizó para la clasificación de LTV en las radiografías ventrodorsales. Se utilizó la longitud relativa de la sexta (L6) y séptima (L7) vértebras (L6/L7) ? para la caracterización de estas vértebras en las radiografías laterolaterales. Hubo disponibilidad de TC de 16 perros, y fueron utilizadas para una caracterización más detallada de los diferentes tipos de LTV.
Resultados: En total, 92 (40%) perros tenía una LTV, siendo la presentación más común la separación de la primera apófisis espinosa de la cresta media del sacro en 62 perros (67% de LTV). Ocho perros tenían ocho vértebras lumbares. Estos perros con LTV tenían la L7 más larga en relación a L6 que los perros normales. Cuando la relación L6/L7 disminuía 0,1 unidades, la proporción de perros pertenecientes al grupo con L8 era 14 veces mayor que en el grupo con unión lumbosacra normal. La L8 se asemejaba a la primera sacra (S1) en longitud y posición y se clasificó por lo tanto como un tipo de LTV. Con la TC se ha demostrado que la categorización de LTV, basada en la forma y la visibilidad de los procesos transversales que se ven en las radiografías ventrodorsales, puede ser engañoso.
Importancia clínica: Los resultados de este estudio sugieren que la L8 se incluya como parte del complejo de LTV, y que las radiografías laterolaterales de la columna lumbar sean consideradas como un complemento a las proyecciones ventrodorsales en los protocolos de detección de LTV