Abstracts

Concentraciones de cobalamina y de ácido metilmalónico en perros con enfermedad gastrointestinal crónica.

Berghoff N, Parnell NK, Hill SL, et al
Am J Vet Res 2013;74: 84-89

Introducción: El objetivo del estudio es determinar la prevalencia de hipocobalaminaemia o la acidemia metilmalónica (o ambos) en perros con enfermedad gastrointestinal crónica. Se evaluaron muestras de suero 56 perros con enfermedad crónica gastrointestinal y 43 perros control. En todas las muestras se midieron las concentraciones de cobalamina y de ácido metilmalónico (MMA) y se compararon entre los grupos. Se valoró si existía correlación entre y las concentraciones séricas de cobalamina y de MMA, y el índice clínico de actividad de la enteropatía crónica canina.
Resultados: El 36% (20/56) de los perros con enfermedad gastrointestinal tenían hipocobalaminaemia. Las concentraciones séricas de cobalamina eran significativamente inferiores en los perros con enfermedad gastrointestinal que en los perros de control. Cinco de 56 (9%) perros con enfermedad gastrointestinal crónica y 5 de 20 (25%) perros con hipocobalaminaemia tenían las concentraciones de MMA aumentadas. Se observó una correlación negativa significativa (Spearman r = -0,450) entre las concentraciones séricas de cobalamina y de MMA en perros con enfermedad gastrointestinal. No se encontró correlación entre el índice clínico de actividad de la enteropatía crónica canina y las concentraciones de cobalamina sérica o de MMA.
Importancia clínica: Este estudio revela que la prevalencia de hipocobalaminaemia en perros con enfermedad gastrointestinal crónica fue del 36%. Cinco de 20 (25%) perros con hipocobalaminaemia tenían las concentraciones séricas de MMA aumentadas, lo que indica que aunque la hipocobalaminaemia era común en estos perros, no siempre parece estar asociada con una deficiencia de cobalamina a nivel celular. La hipocobalaminaemia es un factor de riesgo negativo en la evolución de perros con enfermedad gastrointestinal crónica y debería ser considerada en todos los pacientes con los signos clínicos correspondientes