Abstracts

Valoración del examen radiográfico como método de diagnóstico en las enfermedades cardiacas congénitas caninas

J Small Anim Pract 2001; 42: 541-545.

Lamb CR, Boswood A, Volkman A, Connolly DJ

 

Objetivo: Valorar le fiabilidad diagnóstica del examen radiográfico en las anomalías cardiacas congénitas.

 

Animales: Radiografías torácicas de 105 perros (57 con un proceso cardiaco congénito, 31 de perros sanos y 27 con cardiopatías adquiridas).

 

Procedimiento: Se mezclaron las radiografías de los 105 casos clínicos y fueron estudiadas por dos observadores independientes los cuales no conocían ninguna información sobre el paciente. Las alteraciones cardiacas congénitas eran la estenosis aórtica (n=25), estenosis pulmonar (n=10), conducto arterioso persistente (n=9), defecto del septo interventricular (n=8), displasia de tricúspide (n=3) y displasia mitral (n=2).

 

Resultados: Los dos observadores fueron moderadamente precisos en la identificación de perros con una enfermedad cardiaca. Su capacidad para distinguir perros con una enfermedad cardiaca congénita versus adquirida fue pobre y su valoración fue probablemente influida por el reconocimiento de pacientes que presentaban un esqueleto inmaduro, hecho que predisponía a los observadores a diagnósticar una anomalía cardiaca congénita. La valoración diagnóstica en las específicas anomalías congénitas fue también baja (la lista diferencial incluía únicamente un diagnóstico correcto en un 40% y en un 37% de los casos). Los signos radiográficos específicos de agrandamiento de las cámaras cardiacas o de anormalidades vasculares pulmonares fueron reconocidos por ambos observadores sólo en un 20% de los casos en los que podían ser esperados. Estos se reconocían con mayor frecuencia en los perros con anomalías que provocaban una carga de volumen en el corazón que en los que la anomalía inducía a una carga de presión sobre el órgano.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Se concluyó que el examen radiográfico es un método inespecífico para el diagnóstico de anomalías cardiacas congénitas caninas debido a la dificultad de reconocer los signos radiográficos, que en muchos casos no están presentes.