Se encuentra usted aquí

Abstracts

Efectos de las grasas de la dieta y la L-carnitina en las concentraciones en plasma y en sangre de taurina y la función cardiaca en perros sanos alimentados con dietas restringidas en proteína

Am J Vet Res 2001; 62: 1616-1623.

Sanderson SL, Gross KL, Ogburn PN, Calvert C, Jacobs G, Lowry SR, Bird KA, Koehler LA, Swanson LL

Objetivo: Evaluar las concentraciones plasmáticas de taurina (PTC), las concentraciones en sangre total de taurina (WBTC) y los hallazgos ecocardiográficos en perros alimentados con una de tres dietas restringidas en proteína que varían en la cantidad de grasas y de L-carnitina que contiene.

Animales: 17 Beagles sanos.

Procedimiento: Se determinaron la PTC y la WBTC basal y se realizó un estudio ecocardiográfico en todos los perros que consumían una dieta de mantenimiento. Los perros fueron, entonces, alimentados con una de las tres dietas restringidas en proteínas durante 48 meses; una baja en grasas (LF), una con alto contenido en grasas y suplementada con L-carnitina (HF C) o una de alto contenido graso (HF). Todas las dietas contenían metionina y cisteína en concentraciones igual o por encima de los requerimientos mínimos recomendados por la Association of American Feed Control Officials (AAFCO). Se volvieron a evaluar los hallazgos ecocardiográficos, la PTC y la WBTC cada 6 meses.

Resultados: La PTC y la WBTC no presentaban diferencias significativas entre los tres grupos después de 12 meses. Todos los grupos tenían un descenso significativo en la WBTC respecto a las concentraciones basales y el grupo con la dieta HF también tenía un significante descenso de la PTC. Un perro con una deficiencia de PT y WBT desarrolló una cardiomiopatía dilatada. La suplementación con taurina provocó una calara mejoría de la función cardiaca. Otro perro con una disminución de la WBTC desarrolló cambios compatibles con una cardiomiopatía dilatada incipiente.

Conclusiones y relevancia clínica: Los resultados revelan que los perros alimentados con dietas bajas en proteínas pueden desarrollar una disminución de las concentraciones de taurina; por lo tanto, las dietas restringidas en proteínas deberían ser suplementadas con taurina. Las concentraciones en la dieta de metionina y cisteína en concentraciones igual o por encima de los requerimientos mínimos recomendados por AAFCO no previenen de la disminución de las concentraciones de taurina. Existe la posibilidad de que los requerimientos mínimos que establece la AAFCO no sean adecuados en los perros que toman dietas restringidas en proteínas. Nuestros resultados revelan que, de manera similar a lo que ocurre en los gatos, los perros desarrollan una miocardiopatía dilatada secundaria a la deficiencia de taurina y que la suplementación con taurina puede producir una mejoría en la función cardiaca.