Abstracts

Intussuception intestinal en 20 gatos

Jamie M.Burkitt, Kenneth J. Drobatz, Rebecka S. Hess, Dorothy C. Brown, and Robert J. Washabau.

School of Veterinary Medicine, University of Pennsylvania, Philadelphia, PA.

 

 

Objetivo: En el perro, la Enteritis por Parvovirosis, los gusanos intestinales, y los cuerpos extraños intestinales suponen la mayoría de causas de Intussuscepsciones (INT). La incidencia, los caracteres clínicos y la patogénesis de esta enfermedad en los gatos no están debidamente documentadas

 

Animales: En un estudio retrospectivo, se evaluaron las fichas clínicas de gatos a los que se les diagnosticó INT intestinal mediante cirugía o necropsia desde los años 1987-2000. Los datos que se analizaron fueron, la reseña del animal, la historia clínica, el examen físico, los resultados de laboratorio y los hallazgos patológicos, quirurgicos y en procedimientos de imagen.

 

Resultados: Los gatos domésticos de pelo corto era la raza más frecuente ( 11/20). Diez gatos tenían menos de 1 año, y 9 tenían 6 años o más. La anorexia ( 13/17), la letargia (12/17), y los vómitos (10/17) eran los signos que se presentaron con mayor frecuencia. La deshidratación (14/18), pobre condición corporal (12/18), el dolor abdominal (7/18) y masa abdominal palapble fueron los hallazgos del examen físico más notables. La media del número de leucocitos fue de 29.500 /ml con una desviación izquierda que iba desde media a moderada en 7/15 gatos. La hipoalbuminemia (1.6-2.2 g/dl) se observó en 5/12 gatos. La parasitología fecal que se realizó en un gato fue negativa en cuanto a los helmintos y protozoos. Las radiografías abdominales mostraron anormalidades en 13/13 gatos e incluían, dilatación de las asas intestinales (12/13), pérdida de detalle abdominal (5/13) apreciación de una masa intestinal (3/13) e incluso la propia INT ( 1/13). El diagnóstico de INT se realizó por ecografía en 7/8 gatos; otros hallazgos ecográficos adicionles incluían, la presencia de masa intestinal (3/8) y efusión peritoneal (3/8). Se realizó la cirugia en 13 gatos. El 85% de los gatos (11/13) requirieron resección intestinal y anastomosis debido a la imposibilidad de reducción de la INT o a un compromiso intestinal. A tres de los 13 gatos se les realizó una suturas interentéricas después de la correción quirurgica. Durante la cirugía se localizó la INT en yeyuno-yeyuno en 7/13 gatos, íleo-cólica en 4/13 gatos, íleo-cecal en 1/13 gatos, y duodeno-yeyunal en 1/13 gatos. En 3 de estos gatos se detectó una masa intestinal, y sin embargo, no se encontraron cuerpos extraños en ningún gato. El examen histológico confirmó la presencia de un linfoma en 3 gatos y una marcada inflamación linfocítico-plasmocítica en 1 gato. Las INT diagnosticadas en la necropsia fueron ileo-cecales en 2/7 gatos, ileon-ileon en 2/7 gatos, yeyuno-ileon en 2/7 gatos y yeyuno-yeyuno en 1/7 gatos. El examen histológico detectó un linfoma en 4 gatos, PIF en un gato y la existencia de una inflamación linfocítica-plasmocítica marcada en 1 gato. En todos los casos donde la INT era proximal al duodeno, ésta no se detectó, y de los gatos que tenían alredeor de 6 años de edad, el 44% (4/9) tenían un linfoma asociado.

 

Conclusiones y relevancia clínica: Se concnluye que, la INT en gatos, (1) tiene una distribución bimodal en cuanto a la edad, (2) Se confinan únicamente a intestino y colon (3) Ocurre mas comunmente como yeyuno-yeyunal (4) en animales adultos está asociada a menudo con linfoma, (5) y son más rápidamente diagnosticadas por ecografías intestinales que por radiografías.