Abstracts

Heridas penetrantes en la orofaringe en 50 perros: un estudio retrospectivo.

Griffiths,L.G., Tiruneh,R., Sullivan,M., and Reid,S.W. Vet.Surg. 29, 383-388.(2000)

 

Introducción: El objetivo de este estudio es esclarecer los motivos de consulta y los signos clínicos asociados a las heridas penetrantes traumáticas en la orofaringe del perro y determinar si factores como el lugar de la herida, el agente causal, y la duración del proceso afectan a la presentación y al resultado clínico del tratamiento. Se seleccionan de forma retrospectiva las fichas médicas de 50 perros con heridas penetrantes en la orofaringe referidos a la Universidad de Glasgow entre 1979-1999, y se recogen los datos referidos a la reseña, motivo de consulta, historia clínica, examen físico, hallazgos radiográficos y endoscópicos, hallazgos quirúrgicos, y la evolución del caso. Los datos obtenidos se comparan con la población de pacientes del hospital. El resultado del proceso se evaluó por un re-examen a las 6 semanas después de la cirugía y se registraba como fracaso si había reaparición de los signos clínicos.

Resultados: Las heridas en la orofaringe ocurrían sobre todo en perros de tamaño medio a grande. La mayoría de perros (82%) se presentó con la enfermedad en forma crónica. En el examen clínico los signos más comunes fueron descarga sinusal (72%) e hinchazón (70%). Los casos agudos se presentaron típicamente con disfagia y dolor oral. El lugar original de la herida fue evidente en sólo el 34% de perros, siendo el área sublingual la más frecuentemente afectada. La causa aparente de la herida en la mayoría de perros (72%) fue un pedazo de madera. Otras causas fueron los cuerpos extraños metálicos (3 perros) y los huesos (2 perros). En los restantes 9 perros, la causa no se pudo llegar a determinar. Los signos clínicos se resolvieron satisfactoriamente en todos perros que se presentaron con la forma aguda en comparación con sólo el 62% de los perros que se presentaron con una forma crónica.

Importancia clínica: Lo perros de tamaño medio-grande parecen ser propensos a las heridas en orofaringe causadas principalmente por cuerpos extraños de madera. Esto puede ser atribuible a las conductas de buscar y masticar que tienen estos animales. En esta afectación son comunes una historia de traumatismo y/o jugar con palos, hinchazón submandibular/cervical, y descarga sinusal. El área de sublingual es normalmente el lugar de entrada del objeto, aunque en casos crónicos el lugar inicial de la herida no era tan claro. La radiografía y endoscopia, aunque ofrecen un diagnóstico definitivo en caso de ser positivas, pueden proporcionar a menudo resultados falsos negativos. La debridación quirúrgica agresiva de todos los tractos sinusales es esencial para obtener un resultado satisfactorio, mientras que la recuperación del cuerpo extraño no fue necesariamente un factor determinante en el éxito de la intervención