Abstracts

Resultados después de la ligadura del shunt portosistémico extrahepático en 49 perros

Aust Vet J. Vol 77, No 5, May 1999, 303-307.

Hunt, GB. y Hughes, J.

 

Objetivo: Evaluar los resultados después de la atenuación de los shunts portosistémicos extrahepáticos en perros mediante una seda quirúrgica.

 

Animales: 49 perros con shunts extrahepáticos portosistémicos a los que se realizó una ligadura con seda quirúrgica.

 

Procedimiento: Se revisaron los historiales clínicos según el grado de resolución quirúrgica, de la experiencia del cirujano principal, de la mortandad perioperatoria y de los problemas relacionados con la persistencia del shunt portosistémico o con su ligadura. La presencia del shunt portosistémico después de la cirugía fue evaluada por el prueba de tolerancia al amonio, la valoración de los ácidos biliares postpandriales séricos, las concentraciones de colesterol y de urea plasmática y la actividad de los enzimas hepáticos. Fue valorada la influencia de la edad, la presión portal post-oclusión, el cirujano, el grado de resolución y los hallazgos bioquímicos postoperatorios en la aparición de problemas postoperatorios.

 

Resultados: La frecuencia de mortalidad fue de 2.1%. La resolución fue completa en el 34% y la parcial en el 66% de los perros. Se encontró sólo un caso en el que hubo que deshacer la ligadura como consecuencia de la aparición de una hipertensión portal. Cinco perros experimentaron anormalidades neurológicas (ataques y ataxia), posiblemente como manifestación del “síndrome de ataques postligadura”. La función hepática después de la cirugía fue normal en el 78% de los perros, incluyendo un 70% con una resolución parcial del shunt. La experiencia del cirujano fue relativamente positiva para resolver después una atenuación parcial (P = 0.002). La evidencia postoperativa bioquímica de una función hepática anormal fue la predicción más sensible en la recurrencia de signos clínicos con referencia a la persistencia del shunt portosistémico.

 

Conclusiones: en manos de un experimentado cirujano, la resolución quirúrgica de un shunt extrahepático simple fue segura y efectiva, incluso en animales con una atenuación parcial. La mayoría de los perros con evidencias bioquímicas de la persistencia del shunt presentaron recaída de signos clínicos en un plazo de 18 meses de la cirugía. El síndrome neurológico postligadura de intensidad variable puede ser más común de lo que a priori se piensa.