Abstracts

Prevalencia de la hipertensión en gatos hipertiroideos en el momento del diagnóstico y durante el tratamiento.

HM Syme, J. Elliot

13th ESVIM Forum 2003

 

Introducción: El hipertiroidismo felino se ha documentado como causa de hipertensión en el gato. Aunque todavía no se hayan realizado estudios sistemáticos de presión sanguínea en estos gatos, si que se han documentado raramente signos consistentes con retinopatía/coroidopatía hipertensas. El objetivo del estudio determinar la prevalencia de la hipertensión en gatos hipertiroideos en el momento del diagnóstico y durante el tratamiento inicial. Para realizar el estudio se mide la presión sanguínea en todos los gatos con hipertiroidismo durante un periodo de 42 meses. El diagnóstico del hipertiroidismo se basa en unos valores del tiroxina superiores al rango de referencia (> 55 nmol/L). La hipertensión se diagnostica cuando la presión sistólica medida mediante doppler es > 175 mm Hg y además existen lesiones oculares compatibles, o si la presión sistólica es > 175 mm Hg en más de dos ocasiones. Se comparan los valores de la presión sanguínea obtenidos antes y después de la recuperación del eutiroidismo (mediante el tratamiento con carbimazol o mediante tiroidectomía). También se anotan el número de gatos que desarrollan hipertensión en los primeros 6 meses del tratamiento.

Resultados: Se seleccionan 100 gatos para este estudio. De esos 100, hay 3 gatos que ya recibían amlodipina para el tratamiento de hipertensión (que se diagnosticó 203, 357 y 826 días antes del diagnóstico del hipertiroidismo), y 9 gatos que se les diagnosticó la hipertensión simultáneamente. En 5 de los gatos con hipertensión se detectaron lesiones oculares. La presión sistólica disminuyó después el tratamiento inicial de hipertiroidismo, pero en el 22.5% (9/40)de gatos, apareció una hipertensión durante los 6 meses iniciales del tratamiento.

Importancia clínica: La hipertensión grave no es frecuente en gatos en el momento del diagnóstico de hipertiroidismo. Sin embargo, existe un número significativo de gatos que desarrollan hipertensión después de la recuperación del eutiroidismo, por lo que es importante ir monitorizando la presión sanguínea de los gatos hipertiroideos después del inicio de la terapia