ABSTRACTS

Anomalías del fondo de ojo en gatos afectados por hipertensión sistémica: Prevalencia, caracterización y resultado del tratamiento.

Cirla A, Drigo M, Andreani V, Barsotti G.
Vet Ophthalmol. 2021 Jan 29

  • Los objetivos de este estudio era determinar la prevalencia de las anomalías del fondo de ojo en gatos con diagnóstico de hipertensión sistémica, caracterizar las anomalías observadas y evaluar la evolución oftalmoscópica durante el tratamiento con besilato de amlodipino.
  • Se valoraron 225 gatos afectados por hipertensión sistémica en un periodo de 2 años. La hipertensión sistémica se valoró mediante la medición oscilométrica de la presión arterial, y también se estableció su etiología. A todos los gatos se les realizó un examen oftalmológico, y las lesiones oculares se clasificaron con una puntuación de 0 (sin anomalías) a 4 (anomalías graves). Todos los gatos recibieron besilato de amlodipino por vía oral, y los que mostraban anomalías en el fondo de ojo se volvieron a examinar regularmente de 7 a 365 días después del diagnóstico. Los datos se analizaron estadísticamente para comparar la presión sistólica y la diastólica con todas las variables y para correlacionar estas presiones con las puntuaciones del fondo de ojo.
  • La prevalencia de las anomalías del fondo de ojo fue del 58,6% (21,2%: grado 1; 18,2%: grado 2; 36,4%: grado 3; y 24,2%: grado 4). La hipertensión sistémica se diagnosticó simultáneamente con otras enfermedades como insuficiencia renal crónica (60,4%), hipertiroidismo (28,9%), insuficiencia renal crónica e hipertiroidismo (7,6%) y la miocardiopatía hipertrófica (3,1%). Se detectó un efecto significativo de los valores de la presión sistólica en la puntuación del fondo de ojo. El tratamiento con amlodipino mejoró las anomalías del fondo de ojo en el 50% de los casos a los 21 días de seguimiento.
  • Este estudio muestra que las anomalías del fondo de ojo son comunes en los gatos con hipertensión sistémica en el momento del diagnóstico, y la mayoría de las anomalías son de moderadas a graves. El tratamiento con amlodipino pareció mejorar las lesiones oftálmicas con el tiempo.