ABSTRACTS

Anormalidades del tracto digestivo superior en perros con rinitis linfoplasmocítica idiopática crónica.

Gianella P, Roncone S, Ala U, Bottero E, Cagnasso F, Cagnotti G, Bellino C.
J Vet Intern Med. 2020 Jul 3

  • La rinitis linfoplasmocítica idiopática crónica (CILPR) es un trastorno inflamatorio común de etiología desconocida que afecta a la cavidad nasal de los perros. El diagnóstico se hace por exclusión de otras causas de enfermedad nasal y todavía faltan protocolos terapéuticos específicos. En medicina humana se ha postulado que hay una relación entre la CILPR y algunos signos clínicos gastrointestinales, y se ha observado la remisión de los signos respiratorios después de ensayos clínicos con medicamentos para trastornos gastrointestinales.
  • El objetivo del estudio era describir la historia, la presentación clínica, las anormalidades endoscópicas e histopatológicas de las vías respiratorias y digestivas concurrentes, y evaluar la mejoría de los signos respiratorios después del tratamiento de los signos gastrointestinales.
  • Se diseñó un estudio prospectivo que para la inclusión se debía disponer de la siguiente información: signos clínicos respiratorios y digestivos, anomalías endoscópicas de las vías respiratorias y del tracto digestivo, evaluación histológica de biopsia respiratoria y del tracto gastrointestinal, y respuesta clínica a las diferentes estrategias de tratamiento. Se incluyeron 25 perros con CILPR.
  • Un total de 22 perros tuvieron lesiones gastrointestinales endoscópicas, mientras que 13 perros tuvieron signos gastrointestinales concurrentes. La mayoría de las anomalías endoscópicas esofágicas y duodenales se clasificaron como moderadas o graves. La evaluación histológica de las vías respiratorias y gastrointestinales identificó principalmente una inflamación crónica. En la mayoría de los perros tratados sólo por signos gastrointestinales se observó una remisión o una mejora marcada de los signos respiratorios, hasta 12 meses después de la endoscopia. No se encontraron asociaciones significativas entre los tratamientos y la información de seguimiento.
  • Los autores concluyen que en algunos perros con CILPR coexisten anomalías nasales y del tracto digestivo superior. Se debe tener precaución al interpretar la mejoría de los signos clínicos nasales ya que no hay protocolos terapéuticos estandarizados. Se necesitarían estudios adicionales para explorar la posibilidad de que exista una relación causa-efecto entre los dos procesos.