Versión para impresiónVersión para impresión

Abstracts

Asociación entre leishmaniosis canina y la coinfección con Ehrlichia canis: un estudio prospectivo de casos-control

Attipa C, Solano-Gallego L, Papasouliotis K, Soutter F, Morris D, Helps C, Carver S, Tasker S.
Parasit Vectors. 2018 Mar 20;11(1):184
  • En la cuenca del Mediterráneo, Leishmania infantum es una causa importante de enfermedad en perros, que a menudo están coinfectados con otros patógenos transmitidos por vectores (VBP). Sin embargo, las asociaciones entre los perros con leishmaniosis clínica (ClinL) y las coinfecciones con VBP no se han sido debidamente estudiadas. En este estudio prospectivo de casos y controless e evalúa el riesgo de infecciones por VBP valorando perros con ClinL (positivos en PCR cuantitativa (qPCR) y anticuerpos ELISA para L. infantum en sangre periférica) y perros de control clínicamente sanos, igualados lo más idealmente posible en raza, sexo y edad (negativos qPCR y anticuerpos ELISA para L. infantum en sangre periférica) de Paphos, Chipre. Se obtuvieron datos demográficos y en todos los perros se determinó or PCR de sangre periférica su estado para especies de hemoplasma, Ehrlichia / Anaplasma spp., Babesia spp. y Hepatozoon spp., con secuenciación de ADN posterior para identificar especies infectantes, en los casos positivos.
  • De los 50 perros con ClinL incluidos, se detectó ADN de Hepatozoon spp., en 24 (48%), de  Mycoplasma haemocanis en 14 (28%), de Ehrlichia canis en 6 (12%), y de Anaplasma platys en  2 (4%). En los 92 perros de control incluidos, se detectó ADN de Hepatozoon spp. en 41 (45%),  de M. haemocanis en 18 (20%), de E. canis en 1 (1%)  y de A. platys en 3 (3%). No se detectó ADN de Babesia spp. o "Candidatus Mycoplasma haematoparvum" en ningún perro. No se encontraron diferencias estadísticas entre los perros con ClinL y los controles con respecto a la edad, el sexo, la raza, el estilo de vida y el protocolo que usaban de prevención ectoparasitaria. Se encontró una asociación significativa entre ClinL y la infección por E. canis (OR = 12.4, IC 95%: 1.5-106.0, P = 0.022) en comparación con los perros control. Además, también se identificó que los perros más jóvenes tenían mayor probabilidad de estar infectados con Hepatozoon spp. o M. haemocanis, y que estos perros con infectados con Hepatozoon spp. tenían mayor probabilidad de estar coinfectados con M. haemocanis.
  • Los autores concluyen que los perros con ClinL tienen un mayor riesgo de coinfección con E. canis que los perros clínicamente sanos. Por lo tanto, recomiendan que los perros diagnosticados con ClinL se sometan a pruebas para detectar coinfección con E. canis mediante PCR.